La Unión Europea (UE) impulsa en Costa Rica proyectos ambientalistas relacionados a los temas de huella ecológica y carbono azul, claves para avanzar hacia una verdadera economía verde, anunció hoy la Fundación Neotrópica, socio local de los europeos en este plan de cooperación.

El director ejecutivo de la Fundación Neotrópica, Bernardo Aguilar, explicó durante la presentación de los proyectos que el concepto de "carbono azul" se refiere a la eficiente captura de carbono que realizan ecosistemas costeros como humedales y manglares.

La "huella ecológica", por su parte, es un indicador que permite analizar el impacto de las actividades humanas en razón de los recursos que se consumen para llevarlas a cabo.

Los proyectos apoyados por la UE se denominan "CIVI.net" y "Menos Huella, Más sostenibilidad" y contarán con una financiación de más de 300.000 euros (casi 400.000 dólares) por un periodo de tres años.

CIVI.net será una especie de red de información que buscará comunidades con experiencias exitosas en conservación de recursos con el fin de analizar sus instrumentos y marcos de gobernanza y de esta manera compartir su experiencia con otras comunidades.

Según la coordinadora científica del proyecto, Claudia Sattler, debido al cambio climático y ambiental, muchas comunidades se han visto en la necesidad de reorganizar el manejo de sus recursos naturales y han encontrado soluciones exitosas, por lo que pueden ser líderes de otras.

Este proyecto contará con la participación de organizaciones de investigación europeas como el Centro Leibnitz de Investigación para Zonas Agrícolas-ZALF, de Alemania; la Fundación para el Desarrollo Sostenible, de Holanda; la Organización para el Diálogo Internacional y Manejo de Conflictos, de Austria, y la Universidad Técnica Suiza en Zurich.

En Costa Rica, "CIVI.net" documentará dos experiencias comunitarias exitosas de manejo y conservación de humedales en el Pacífico Sur con el objetivo de trasladar la experiencia a comunidades del Pacífico norte.

El proyecto "Menos huella, más sostenibilidad", que inició el año pasado capacitando empresas turísticas, se relanzará este mes con una serie de talleres sobre cómo reducir la huella ecológica, dirigidos a los gobiernos locales, especialmente a unas 40 municipios relacionados con la cuenca del Río Grande de Tárcoles, el más contaminado de Centroamérica.