El presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, confirmó el miércoles que no se permitirá a funcionarios de la embajada de los Estados Unidos actuar como observadores en las elecciones presidenciales del próximo 6 de noviembre.

Rivas dijo que consultó con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, sobre el tema y éste le respondió que es "terminante prohibido que personal acreditado a embajadas, miembros de los países de la OEA formen parte del personal de la misión a observar en un país".

El 13 de septiembre la embajada solicitó, mediante una nota diplomática dirigida al Canciller Samuel Santos, la acreditación de una misión de observación para las elecciones "bajo términos y garantías internacionales".

Rivas dijo en declaraciones a los periodistas que "una cosa es que pidan si se les puede dar una acreditación para visitar un centro de cómputo, y otra es que pida ser una misión internacional de observación" lo que consideró "una lesión a la soberanía nicaragüense".

"Es más, lo vimos recientemente con el golpe de estado que se dio en Honduras que fue un atentado contra la democracia...Yo no los vi a ellos tomar una posición beligerante, decir: 'retiramos a nuestro embajador, retiramos a nuestra misión en este caso que se ha dado un golpe de estado''', dijo.

En su solicitud de septiembre la embajada lamentaba que el reglamento de acompañamiento u observación de los comicios elaborado por el gobierno, "impedía la credibilidad de los comicios y una observación electoral efectiva".

La embajada dijo que basaba su posición en la Carta Democrática Interamericana de la OEA, y la Declaración de Principios para la Observación Internacional de Elecciones de las cuales los dos países son signatarios.

En las pasadas elecciones presidenciales los gobiernos anteriores permitieron la presencia de observadores de la embajada.

La embajada dijo compartir la preocupación expresada por la Unión Europea de que dicho reglamento "no cumple con los estándares internacionales para la observación de elecciones".

En los comicios tampoco actuará como observador el Centro Carter, con base a los mismos argumentos. Sin embargo, la OEA destacará un grupo de unos 80 observadores.