El aspirante a la candidatura presidencial republicana y gobernador de Texas, Rick Perry, recaudó 17 millones de dólares para su campaña tras anunciar su intención de entrar en la carrera por llegar a la Casa Blanca, informó hoy su equipo de campaña.

Perry anunció su aspiración en agosto e irrumpió con vehemencia en la batalla por la candidatura republicana a la Presidencia de EE.UU., aunque en las últimas semanas parece haber perdido algo de ímpetu por sus comentarios sobre la inmigración y el mal desempeño en los debates televisados.

"Las generosas colaboraciones de estadounidenses a lo largo del país prueban el abrumador respaldo del liderazgo conservador y basado en principios que ejerce el gobernador Perry y su visión para volver poner a trabajar a EE.UU.", dijo Rob Johnson, el director de campaña de Perry.

Según los datos revelados por su equipo de campaña, Perry recibió más de 20.000 donaciones, y la mitad de ellas procedieron de fuera de Texas, estado del que es gobernador desde el año 2000.

Los números de Perry muestran la fortaleza de su candidatura, y se equiparan a los de Mitt Romney, considerado el principal aspirante republicano, quien lideró las recaudaciones en el pasado trimestre (marzo-junio) con 18 millones de dólares.

Romney, exgobernador de Massachusetts, aún no ha revelado las cifras del trimestre que culminó el 30 de septiembre, pero los medios estadounidenses han señalado que podría situarse entre los 11 y los 13 millones de dólares.

Otro de los aspirantes, el congresista y también tejano Ron Paul, informó que en estos últimos tres meses su campaña ha logrado reunir 8 millones de dólares, frente a los 4,5 millones del anterior periodo.

Paul, que atrae la atención de los votantes libertarios por su oposición frontal al estado central, basa sus donaciones en una mayor base, unas 100.000 colaboraciones, pese a que aportan menor cantidad de dinero.

No obstante, estas cifras palidecen ante el objetivo marcado por la campaña del presidente estadounidense, Barack Obama, del Partido Demócrata y quien anunció su intención de alcanzar los 55 millones de dólares en este trimestre.

Falta por conocerse todavía las cifras recaudadas por el resto de los aspirantes a la candidatura republicana.

Entre ellos se encuentran Herman Cain, del movimiento ultraconservador Tea Party; la congresista por Minesota, Michelle Bachman; el senador y exgobernador de Pensilvania, Rick Santorum; el exgobernador de Utah, Jon Huntsman, y el expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich.

La carrera republicana parece ir cerrándose tras la negativa de ayer de Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, a luchar por la candidatura, lo que algunos analistas han interpretado como un impulso para Romney frente al más radical Perry.

La última encuesta, realizada por la Universidad de Quinnipiac, situó a Romney en primer lugar con un 22 % de respaldo, seguido por Cain con un 17 % y Perry en tercer lugar con un 14 %.