La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos informó el miércoles del hallazgo de dos cadáveres en accidentes independientes entre sí, pero relacionados con embarcaciones sospechosas de transportar a inmigrantes frente a la costa de San Diego, en California.

Uno de los cadáveres fue hallado el martes por la noche en un bote descubierto en Imperial Beach, un suburbio de San Diego al norte de la frontera con México, informó el vocero de la Patrulla, Rodolfo Zúñiga. No brindó detalles.

Horas más tarde, las autoridades encontraron un segundo cuerpo: un hombre tendido boca abajo en una lancha que estaba repleta con 15 inmigrantes que presuntamente carecen de autorización para entrar en Estados Unidos.

Los policías fronterizos vieron cómo la embarcación sin luces cruzó un oleaje fuerte y encalló el miércoles por la madrugada en Pacific Beach, en San Diego, informó Damon Foreman, comandante del equipo de vigilancia en la costa fronteriza a la televisora KNSD-TV.

Después de hallar el cadáver del hombre en el bote, los agentes siguieron las huellas en la arena hasta encontrar a los demás, quienes presuntamente tenían la intención de ingresar al país sin los documentos correspondientes.

Once de esas personas recibieron tratamiento en hospitales por lesiones que iban desde contusiones hasta tobillos rotos, dijo el capitán Milo Vaugh, del Departamento de Bomberos y Rescate de San Diego. Las otras tres personas fueron detenidas, dijeron las autoridades.

Contrabandistas mexicanos han estado recurriendo con más frecuencia a botes para tratar de burlar la seguridad fronteriza e introducir personas ilegalmente en California.

En julio, un contrabandista abandonó a 15 inmigrantes en la isla Santa Cruz, al noroeste de Los Angeles. Fueron rescatados tres días después.