El primer ministro británico, David Cameron, clausura hoy el congreso anual del Partido Conservador en Manchester, norte de Inglaterra, con un esperado discurso centrado en la economía.

Con su intervención, el jefe del Ejecutivo pondrá fin a cinco días de intensos debates entre miles de delegados sobre asuntos como los recortes del gasto público o los proyectos del Gobierno en materia de inmigración y seguridad.

La economía marcará hoy el discurso del líder "tory", así como otros asuntos de actualidad como la crisis de la deuda que afecta a la eurozona, que tiene un impacto directo en la economía británica, según reconoció Cameron el pasado fin de semana.

Los medios británicos adelantan hoy que Cameron reconocerá que mucha gente vive "momentos de ansiedad" por la situación económica, pero hará hincapié en que el país podrá superar la crisis.

"Poco a poco pero de manera segura vamos colocando las bases para un futuro mejor. Pero este es un momento crucial, sólo funcionará si nos atenemos a ello", afirmará el primer ministro en referencia al plan de austeridad del Gobierno para reducir el déficit público.

"Esta no ha sido una recesión normal, estamos en una crisis de la deuda. Esto quiere decir que la gente, todos nosotros, tenemos que pagar las tarjetas de crédito", dirá el jefe del Gobierno.

La conferencia comenzó el pasado domingo entre una marcha de decenas de miles de activistas para protestar por los recortes y que transcurrió "de forma pacífica", según la Policía.

Los debates de este año se han celebrado 16 meses después de que el Partido Conservador llegara al poder en alianza con los liberaldemócratas de Nick Clegg, un periodo tras el que los "tories" han logrado salir con su popularidad casi intacta en las últimas encuestas de opinión.

En la jornada de hoy, además del primer ministro, intervendrán el titular británico de Defensa, Liam Fox, así como el ministro de Exteriores, William Hague.