El titular de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Francisco Dall'Anese, aseguró que el país centroamericano debe depurar los organismos de justicia si quiere mejorar la situación de violencia que vive.

"Guatemala necesita un poder judicial independiente, una fiscalía muy fuerte, una policía científica con todas las herramientas para trabajar esos son los desafíos", dijo Dall'Anese al presentar el miércoles el cuarto informe anual de gestión de esa entidad auspiciada por Naciones Unidas.

El comisionado también explicó que para contribuir a mejorar la situación del país en materia de seguridad y justicia son elementales las 16 leyes y reformas de leyes propuestas que buscarían facilitar procesos contra las mafias, actualmente bajo análisis del Congreso.

El costarricense Dall'Anese dijo que de sus logros y acciones en desarrollo institucionales pueden contarse las fiscalías especializadas, el fortalecimiento de una oficina de relaciones internacionales en el Ministerio Público (MP), de la oficina de atención a la víctima y de testigos protegidos, de la Unidad de Análisis del MP y la creación de una policía especializada en investigación criminal.

El comisionado exhortó a que los candidatos entre los que el 6 de noviembre se dirimirá al futuro presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina y Manuel Baldizón, incluyan en sus planes de gobierno acciones que coadyuven en el cumplimiento del mandato de la CICIG, que tiene la misión de desarticular las mafias de las que está infiltrado el estado guatemalteco.

"Tenemos más 62 casos activos y hemos colaborado en más de 300 casos en los que hemos dado asesoría a los fiscales" dijo el funcionario.

La fiscal general Claudia Paz dijo que entre los casos más relevantes que han sido esclarecidos con apoyo de la CICIG están las muertes del cantautor argentino Facundo Cabral, la del abogado Rodrigo Rosemberg, quien grabó un video responsabilizando al presidente Álvaro Colom, pero que al final se descubrió que la misma víctima planificó su propio crimen, y varios casos de adopciones ilegales.

El presidente Álvaro Colom, quien concluye su mandato en enero, señaló que con apoyo de la CICIG "pudimos encarcelar a una cúpula policial (presuntamente vinculada al narcotráfico), pudimos destituir a dos ministros, resolver casos de impacto y otros que se estaban dando en el día a día, en un país agredido por el crimen organizado".