La Casa Blanca admitió hoy su "preocupación" por algunos aspectos de un proyecto de ley que maneja el Congreso de EE.UU. para imponer sanciones comerciales a China por mantener su divisa por debajo de su valor de mercado.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que las preocupaciones conciernen "a la consistencia con nuestras obligaciones internacionales" y si la medida llegara a salir adelante, "habría que resolver estas preocupaciones".

La Casa Blanca se encuentra en contacto con los congresistas para expresar cuáles son las áreas específicas que les preocupan.

El lunes, el Senado despejó el camino para votar en esta semana el proyecto de ley que castiga a China porque, según los legisladores, mantiene la cotización del yuan por debajo de su valor real y perjudica a las exportaciones estadounidenses.

El Senado, con una votación de 79 a 19, aceptó este lunes debatir el proyecto, que cuenta con el respaldo de republicanos y demócratas en esa cámara y, por tanto, se prevé que sea votado y aprobado esta misma semana.

Sin embargo, todavía no está claro si el proyecto se debatirá también en la Cámara de Representantes.

El Gobierno de Barack Obama, aunque está de acuerdo con que el yuan está infravalorado, no ha adoptado sanciones unilaterales contra China, sobre todo por las consecuencias que eso podría tener mucho más allá del ámbito comercial.

China anunció en junio de 2010 que permitiría una flotación más libre de su divisa, que EE.UU. considera que se mantiene artificialmente baja, lo que beneficia a las exportaciones chinas y perjudica a las estadounidenses.