Gracias a un juego memorable de Adrián Beltré, los Rangers son los únicos que tienen un cupo asegurado en la Serie de Campeonato. Milwaukee no aprovechó la oportunidad de liquidar su enfrentamiento y los Tigres tampoco lo consiguieron, algo que pueden lamentar frente a los temibles Bombarderos del Bronx.

Por su parte, los Filis se colocaron a tan sólo un triunfo de avanzar, en una campaña en la que cualquier logro distinto al título de la Serie Mundial será considerado un fracaso para ellos.

El dominicano Beltré conectó tres jonrones seguidos y los Rangers vencieron el martes 4-3 a los Rays de Tampa Bay para ganar la serie de playoffs.

Antes de esta campaña, Beltré firmó un contrato con Texas, principalmente con el objetivo de militar en un equipo que disputara los playoffs.

Lo consiguió, y sus tres leñazos en un duelo lo colocaron en una lista en la que aparecen muchas leyendas del béisbol

"Desde mi punto de vista, Texas me dio la mejor oportunidad de conseguir un anillo", dijo Beltré. "Estoy a dos pasos de lograrlo. Ojalá se pueda".

Texas puso fin al notable repunte de los Rays, que les permitió conseguir el boleto de comodín por la Liga Americana.

Beltré es apenas el séptimo jugador que conecta tres jonrones en un juego de postemporada y el primero desde Adam Kennedy de los Angelinos en 2002. Babe Ruth, Reggie Jackson y George Brett sobresalen dentro de ese grupo selecto.

El tercera base la desapareció en sus tres primeros turnos.

Pudo haber sido el mejor juego en la carrera profesional de Beltré.

"Creo que, además de mi primer hit en las mayores, este es mi mejor día", dijo el bateador, quien pasó la campaña anterior con los Medias Rojas de Boston. El antesalista de Santo Domingo volvió a la postemporada por primera vez desde el 2004, cuando jugaba con los Dodgers de Los Angeles.

Los Rangers tratarán de revalidar su corona de campeones de la Liga Americana y avanzar a la Serie Mundial frente a Detroit o Nueva York.

Los Yanquis sobrevivieron, gracias a dos atrapadas espectaculares de Curtis Granderson y a una buena actuación del abridor del que menos esperaban ayuda, A.J. Burnett.

Nueva York aplastó 10-1 a los Tigres y obligó a que la serie divisional se defina en el Bronx, en un quinto y último encuentro.

Derek Jeter dio a los Yanquis la ventaja en definitiva mediante un doble productor de dos carreras en el tercer acto. Además, Granderson conectó un doblete productor y Nueva York resolvió el duelo con seis carreras en el octavo capítulo.

"No habríamos ganado el juego de esta noche sin nuestra defensiva", dijo Burnett.

Burnett, inestable durante toda la campaña, abrió el duelo únicamente debido a que el primero de la serie se suspendió el viernes por la lluvia. El lanzador tuvo problemas en la primera entrada, al permitir que se le llenaran las bases con boletos. Sin embargo, Granderson saltó para atrapar un lineazo de Don Kelly en el jardín central, lo que impidió que entraran por lo menos tres carreras.

El quinto duelo de la serie está previsto para el jueves por la noche en Nueva York. El dominicano Iván Nova, quien maniató a los Tigres en el primer encuentro, enfrentará a Doug Fister.

Nova, derecho novato, y Fister llegaron como relevistas el sábado, después de que el primer juego comenzó el viernes por la noche pero se interrumpió luego de entrada y media.

"El ha estado grandioso durante toda la campaña", dijo Granderson acerca de Nova. "No esperamos algo distinto dentro de dos días".

Tampoco los Cerveceros pudieron concluir su serie. A diferencia de los Tigres, pueden hacerlo todavía sin necesidad de llegar a un quinto partido.

Pero frente a los Diamondbacks, los reyes de las remontadas, no hay nada escrito.

Paul Goldschmidt bateó un grand slam y remolcó cinco carreras para mantener con vida a Arizona, que aplastó 8-1 a Milwaukee.

Milwaukee tiene ventaja de 2-1 en la serie, a ganar tres de un máximo de cinco partidos. El cuarto juego será el miércoles por la noche en Phoenix.

"No jugaremos un encuentro de vida o muerte", dijo el manager de Milwaukee, Ron Roenicke. "Pero necesitamos salir y dar un buen juego".

Los Diamondbacks remontaron 48 partidos de la campaña regular para llevarse el triunfo, la mejor cifra de las mayores. Ahora, deben darle vuelta a la serie.

En el otro duelo de la Liga Nacional, los Filis superaron 3-2 a los Cardenales de San Luis y tomaron una ventaja de 2-1.

El emergente Ben Francisco y el taponero Ryan Madson respondieron a la confianza que les tuvo el manager Charlie Manuel. Francisco bateó por el lanzador Cole Hamels y rompió el empate sin carreras con un jonrón de tres vueltas, cuando había dos outs en el séptimo episodio.

Madson se apuntó un salvamento al laborar más de una entrada por primera vez en el año. Obligó a que Allen Craig pegara un potente rodado para doble matanza con las bases llenas y salió así del atolladero en la octava entrada.

En la novena, consiguió el rescate pese a recibir un sencillo productor del puertorriqueño Yadier Molina.

"Es la primera vez que usé a Madson para cuatro o cinco outs", dijo Manuel. "Consideré que de eso dependía el destino del partido y que teníamos que frenarlos".

Los Filis, favoritos para coronarse en el clásico de otoño después de imponer un récord del equipo con 102 victorias en la campaña, pueden resolver este miércoles la serie ante los Cardenales, que se metieron a la postemporada con el boleto de comodín.