Los Gobiernos de Argentina y Brasil apostaron hoy por la cooperación internacional para salir de la crisis económica y financiera que afecta a Occidente, para lo que consideran determinante el papel que Latinoamérica puede desempeñar como una voz unitaria, gracias a su integración regional.

Argentina y Brasil fueron este miércoles dos de los primeros países latinoamericanos en comparecer en la V Conferencia Italia-América Latina y Caribe que se celebra hoy y mañana en Roma, que cuenta con una destacada presencia de cancilleres y representantes gubernamentales de Latinoamérica.

"El rescate de los sistemas financieros ha acelerado el endeudamiento público y ahora afrontamos el riesgo soberano de la deuda de los países, sobre todo en los países del euro", comentó el ministro de Ciencia y Tecnología de Brasil, Aloizio Mercadante.

"Hay menos lugar para políticas monetarias y fiscales en estos países. Los países en desarrollo de Asia y Latinoamérica están sosteniendo el crecimiento global, pero no podrán hacerlo durante mucho tiempo. Es necesaria una mayor coordinación y cooperación para salir de esta crisis", agregó.

Según Mercadante, "Brasil está listo para dar su contribución y evitar las graves consecuencias políticas y sociales" y, aunque la economía brasileña está preparada y es estable, no es "una isla" que viva ajena a posibles influencias negativas del exterior.

"Brasil e Italia, sobre todo, en el G20 se unieron en aras de medidas de mayor transparencia y responsabilidad en los mercados financieros para prevenir crisis nuevas", comentó el ministro.

"Pero ya no podemos postergar esta agenda de transparencia y reglamentación del sistema financiero internacional. Es necesario que abordemos el pacto por el comercio monetario. Necesitamos retomar la agenda del acuerdo de Mercosur y de la UE", añadió.

Por su parte, el canciller argentino, Héctor Timerman, destacó la importancia que la cooperación regional en Latinoamérica, en términos de integración, ha tenido para la mayor presencia de la región en el contexto internacional.

"Considero que los tiempos actuales están marcados por dos circunstancias inéditas: la primera es que Latinoamérica atraviesa el periodo de integración más intensa que se conoce y, en segundo lugar, que coincide con una crisis que afecta a los países más desarrollados industrialmente", comentó Timerman.

"Hemos confirmado en este contexto nuestra decisión estratégica de integrarnos para apuntalar la fortaleza democrática y consolidar a la región como una zona de paz y modernizar las economías. Estamos embarcados en un proceso con valores compartidos, potenciando el desarrollo de la región y fortaleciendo su presencia internacional", añadió.

El canciller argentino destacó que ha sido precisamente ese proceso de integración el que "ha puesto a la región en un lugar del mundo al que difícilmente podrían haber accedido los países de forma individual".

La región latinoamericana "ha sido víctima frecuente de 'corridas' bancarias, de informes interesados de las calificadoras de crédito o los 'lobbies' de fondos buitres. Ahora trabajamos conjuntamente para dar respuestas regionales. Damos prioridad a la economía real", comentó Timerman.

"Los llamados países emergentes estamos en disposición de hacer una aportación para salir de esta situación a través de herramientas autóctonas. Se impone una revisión en profundidad del papel que desarrollan los organismos internacionales. Nuestra región muestra una mayor necesidad del impulso del crecimiento y protección del empleo como camino hacia el final de la crisis", añadió.

En esta sesión inaugural de la conferencia también intervino el vicepresidente de Honduras Samuel Armando Reyes Rendón, quien afirmó que su país y sus "hermanos centroamericanos" están haciendo lo que les corresponde en materia de integración.