América Latina tiene sus cuentas en orden, pero debe ser precavida ante la desaceleración en Estados Unidos y la crisis europea, sostuvieron el miércoles cancilleres latinoamericanos y autoridades italianas en el marco de la V Conferencia Italia-América Latina y el Caribe.

Aunque la región se presentó con sus cuentas en orden y una serie de indicadores positivos, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, llamó a ser precavido.

"Ante las señales de una desaceleración más profunda en los Estados Unidos y con el riesgo de que Europa pueda caer en una crisis de deuda soberana, es inteligente ser precavido", expresó en la reunión que se celebra en la sede del ministerio de Relaciones Exteriores de Italia.

Sin embargo, precisó que "la región continúa navegando los diferentes problemas de la economía global relativamente bien".

Llamó la atención, eso sí, que no se puede decir que América Latina sea inmune a los acontecimientos de la economía global, "pero muestra sólidas bases que permiten anticipar un futuro promisorio".

Señaló que los logros alcanzados "son la expresión de mayor madurez democrática que reconoce la diversidad de los modelos políticos y que encontró un consenso en políticas económicas y sociales más allá de los vaivenes de los ciclos políticos".

"Esta debe ser la Década de América Latina y el Caribe", sentenció.

Enrique Iglesias, Secretario General de la Secretaría Iberoamericana (SEGIB), coincidió con el análisis de Moreno al sostener que América Latina está ahora mejor preparada para enfrentar la crisis del mundo desarrollado.

"Hemos aprendido a manejar las políticas económicas, tenemos mejores precios de nuestras materias primas y recibimos importantes flujos de capitales", afirmó.

Al coincidir también de que ésta puede ser "la gran década de la región", dijo que "América Latina es más importante para Europa, de lo que es Europa para América Latina".

El canciller argentino Héctor Timerman destacó el período de integración mas intenso que vive Sudamérica "para enfrentar mejor la crisis económica global y fortalecer la democracia, el orden constitucional y el respeto de los derechos humanos".

El presidente italiano Giorgio Napolitano subrayó "la constante voluntad de Italia de profundizar el diálogo directo y constructivo con los países latinoamericanos".

"Me alegro vivamente de los éxitos de América Latina, en su compleja y variada realidad, que se está afirmando a nivel mundial", expresó.

Al referirse a la crisis económica europea, manifestó que "América Latina puede jugar un papel importante para prevenir una tempestad económica y social devastadora para todos".

El canciller italiano Franco Frattini señaló que "el papel de América Latina en los escenarios internacionales se presenta hoy bajo una nueva luz, gracias también a los desarrollos significativos de los últimos años".

"La gestión atenta de la economía ha permitido enfrentar la actual crisis económico-financiera en un contexto de estabilidad y fuerte expansión", afirmó.

"Hoy América Latina es parte de la solución y no del problema. No es ya un área de fragilidad, si no un continente que ha aprendido las lecciones de la historia, que vive un período de fuerte dinamismo y que pretende, con razón, un lugar en la mesa de las grandes decisiones", manifestó.

La reunión organizada por Italia, que concluye el jueves, se realiza cada dos años.