Un hombre que fue absuelto en Estados Unidos de comerse a un pequeña rata viva reconoció que el hecho resultó grotesco, pero que no debía considerarse como crueldad hacia los animales.

Los fiscales acusaron en abril a Andy Ray Harris de crueldad con los animales debido a que las autoridades vieron en Facebook un video en el que come lo que parece una rata joven.

Harris, de 31 años y radicado en la ciudad de Toele en el estado occidental de Utah, afirmó que fue retado para engullirse a un roedor, y se lo comió.

Los fiscales alejaron que la pequeña rata merecía protección porque no era silvestre y porque fue muerta de una manera inaceptable.

Harris respondió que no fue un acto de crueldad hacia los animales porque el ratón iba a ser comido por una serpiente. También dijo que los ratones no tienen protección legal porque son una plaga.