La directora Tata Amaral fue la gran vencedora del Festival de Cine de Brasilia con su obra "Hoje" (Hoy), que revive los horrores de la dictadura militar que gobernó Brasil de 1964 a 1985.

La cinta de Amaral se llevó seis premios la noche del lunes, incluidos los de mejor película, mejor actriz (Denise Fraga), mejor guión (Jean-Claude Bernardet, Rubens Rewald y Filipe Sholl), mejor fotografía y mejor dirección de arte, además del premio de la crítica.

La segunda obra más premiada fue "Meu País" (Mi País), de André Ristum, que también se alzó con seis estatuetas denominadas "Candango", en homenaje a los trabajadores que construyeron la capital brasileña. El Candango al mejor actor fue para el estelar Rodrigo Santoro por su papel en "Meu País".

En "Hoje", Denise Fraga interpreta a Vera, una ex militante contra la dictadura militar que recibe una indemnización del gobierno por la desaparición de su pareja, interpretada por el uruguayo César Troncoso.

Con el dinero recibido Vera compra un apartamento y, durante la mudanza, vive una espiral de sentimientos en los que afloran traumas, culpas y miedos que le dejó el régimen militar.

"La síntesis del filme en verdad es esa. Ella no quiere recordar, pero para seguir adelante es obligada a recordar. Nosotros (los brasileños) no queremos recordar nuestro pasado en el cual personas fueron torturadas por sus ideas. Queremos olvidar", comentó Amaral sobre su película, que se estrenará en 2012 en las salas de cine brasileñas.

De hecho, el período de la dictadura ha tenido poca presencia en la producción artística brasileña, a diferencia de Argentina, que ha abordado extensamente el tema en su cine y su literatura. También a diferencia del país vecino, Brasil no ha castigado a los responsables de los abusos cometidos por el régimen castrense.

Entretanto, "Meu Pais" fue una de las obras mejor recibidas por el público que asistió al festival, en el que se presentaron cortos y largometrajes a lo largo de una semana. La cinta cuenta la historia de Marcos (Santoro), que regresa a Brasil desde Italia cuando su padre está al borde de la muerte.

Marcos enfrenta una difícil relación con su hermano Tiago y descubre que tiene una media hermana con deficiencia intelectual a quien debe cuidar. Ese reencuentro con la familia propicia una reconciliación de Marcos con el país que abandonó en su juventud.

"El reconocimiento en el Festival de Brasilia tiene un valor simbólico inconmensurable", declaró Santoro la noche del lunes, visiblemente emocionado al recibir el premio al mejor actor. Recordó que en el 2000 ya había recibido el mismo reconocimiento por su trabajo en "Bicho de Sete Cabecas", la primera película de su carrera.

En su edición de 2011, el Festival de Cine de Brasilia por primera vez eliminó el requisito de que las películas en la contienda fueran inéditas, y aceptó obras presentadas en otros festivales.

___

En Internet:

http://www.festbrasilia.com.br/