La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's (S&P) ha rebajado su previsión de crecimiento para la zona del euro en 2012 del 1,5 al 1,1 %, como consecuencia del deterioro de la confianza empresarial en los países europeos y la desaceleración del crecimiento previsto para Estados Unidos.

En su último informe para Europa, S&P considera que Europa evitará volver a caer en la recesión el próximo año, pero advierte de que las probabilidades de que eso ocurra están creciendo y las cifra en un 40 %.

Asimismo, la agencia ha recortado las previsiones de crecimiento para las cuatro principales economías europeas, una rebaja que llega a medio punto en el caso de Alemania, para la que espera un avance del 1,5 % en 2012, en lugar del 2 %, por el debilitamiento de la demanda en los mercados no europeos.

Para Francia ha modificado su expectativa de crecimiento del 1,7 al 1,3 %; para Italia, del 0,8 al 0,5 %; y para el Reino Unido, del 1,8 al 1,7 %.