La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, impulsará hoy con la Unión Europea (UE) varios acuerdos de cooperación en áreas como el transporte aéreo o la investigación, y abordará asuntos de interés regional y global, como la crisis económica, durante la quinta cumbre euro-brasileña.

La reunión al más alto nivel entre la UE y Brasil prosiguió esta mañana en el Consejo de la UE después de la cena ofrecida anoche a la mandataria brasileña por los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

La situación económica de Brasil y de Europa, con el rescate financiero para evitar la quiebra de Grecia todavía por concretarse, formará parte de las discusiones.

También se tratarán el papel de Brasil como productor mundial de biocarburantes y las preparaciones de cara a la conferencia internacional sobre el cambio climático que se celebrará en 2012 en Río de Janeiro, denominada "Río+20".

En el apartado regional, Rousseff hará un balance con la UE de las negociaciones para un acuerdo de asociación entre el bloque europeo y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay), que han registrado escasos avances comerciales desde que se relanzaron las conversaciones el año pasado a causa del temor de los agricultores europeos de que su producción pueda verse perjudicada.

En lo bilateral, Rousseff concretará con los europeos diversos acuerdos en el ámbito de la cooperación en el transporte aéreo, la política espacial, la promoción del turismo en temporada baja y la cultura, además de facilitar los intercambios entre el Centro Conjunto de Investigación de la Comisión Europea y el Ministerio brasileño de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Asimismo, ambas partes impulsarán un nuevo "plan de acción" para dotar de contenidos durante el periodo 2013-2014 a su asociación estratégica, iniciada en 2007.

Tras la cumbre con la UE y después de ser recibida por los reyes de Bélgica, está previsto que la presidenta pronuncie un discurso en la cumbre paralela que celebrarán empresas europeas y brasileñas.

Para culminar su visita a la capital de Europa, la presidenta inaugurará la muestra Europalia, un festival cultural bienal que este año está dedicado a Brasil, y que en su edición anterior, consagrada a China, atrajo a más de un millón de visitantes.