El ministro de Fomento español, José Blanco, negó el martes su implicación en un presunto caso de corrupción tras las acusaciones realizadas por un empresario local de Galicia, en el noroeste del país.

Según el diario madrileño El Mundo, el empresario farmacéutico Jorge Dorribo declaró ante un juez que pagó 400.000 euros (528.000 dólares) a una compañía dirigida por el hermano de Blanco y que ese dinero era en realidad una comisión para el ministro.

Como resultado, Blanco arregló presuntamente el pago de 470.000 euros (623.800 dólares) en subsidios para Dorribo y presionó al Ministerio de Sanidad para acelerar la aprobación de los medicamentos producidos por su laboratorio.

Según El Mundo, el propio ministro calificó de "una calumnia y una absoluta infamia" las acusaciones y advirtió que denunciará a Dorribo.

Además de ministro de Fomento, Blanco es el actual portavoz del gobierno socialista de España.