La titular de la Fiscalía General de Venezuela, Luisa Ortega, recordó hoy que está en vigor una orden de prisión contra Cecilia Matos, secretaria privada y "compañera sentimental" del expresidente de Venezuela Carlos Andrés Pérez.

"Será detenida" si ingresa en Venezuela con motivo de los funerales del dos veces presidente, fallecido en Estados Unidos el 25 de diciembre pasado y cuyos restos llegarán hoy al país procedente de Miami, declaró Ortega a la televisión estatal.

"Inmediatamente deben aprehenderla; independiente del dolor, la justicia debe ser cumplida", subrayó.

La acusación de corrupción contra Matos es una de las que pesaba también contra el dos veces presidente de Venezuela (1974-1979 y 1989-1993), pero que han quedado automáticamente extinguidas con su muerte, añadió la fiscal general.

Cecilia Matos y las dos hijas que tuvo con Pérez, Cecilia Victoria y María Francia Pérez Matos, declararon la víspera a Efe en Miami que aún no han decidido si viajarán a Caracas para asistir al funeral del expresidente.

La decisión de la justicia estadounidense de permitir la repatriación de los restos de Pérez a Venezuela puso fin a una agria batalla judicial que protagonizaron sus familiares por el lugar definitivo de su entierro.

Los restos de Pérez se encontraban de manera temporal en una cripta en el cementerio Flagler Memorial Park de Miami debido a la disputa surgida entre Matos y la viuda legal que vive en Caracas, Blanca Rodríguez de Pérez.

El cuerpo de Pérez (1922-2010) será velado en la sede del partido político Acción Democrática (AD), en el que militó durante muchos años, y será enterrado el próximo jueves en el Cementerio del Este caraqueño, al lado de su hija Thais, quien murió hace unos 15 años.

La familia Pérez Matos ha pedido al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que "respete la memoria" de político y "le permita al pueblo venezolano celebrar el regreso del gran Carlos Andrés Pérez".

Durante su segundo período presidencial, Pérez afrontó dos intentos de golpe de Estado, uno de ellos encabezado por Chávez, quien logró obtener el poder años después mediante el voto popular.

Chávez ha calificado como "justo" que Pérez reciba "cristiana sepultura" y recientemente aclaró: "lo digo sin el más mínimo atisbo de cinismo, ni de ironía ni de odio, para nada".

Las últimas declaraciones a la prensa venezolana de Pérez se remontan a mayo de 2007, cuando abogó por "una mayor presión internacional" contra Chávez, a quien acusaba de "dictatorial" y de quien dijo en julio de 2004 que debía "morir como un perro".

La titular de la Fiscalía General anunció el 30 de septiembre de 2009 que Venezuela había pedido a la Interpol la detención de Pérez, por hechos de corrupción y por su supuesta responsabilidad en las muertes que dejó la revuelta popular llamada el "Caracazo".

Nunca se conoció el número exacto de muertos por las fuerzas del orden durante esa rebelión popular de finales de febrero de 1989, pocos días después de que Pérez asumiera el poder para un segundo mandato, pues mientras el balance oficial habló de unos 300, organismos humanitarios elevaron esa cifra hasta más de 1.000.

"Tenemos que hacer justicia en todos los casos, ninguno puede quedar pendiente", añadió la fiscal y recordó que hasta el momento hay tres personas imputadas por la matanza, entre ellos el ministro de Defensa de la época, Ítalo Del Valle Alliegro.

Los otros dos son Freddy Maya y Manuel Heinz, entonces jefe del Comando Regional de la Guardia Nacional (GN-policía militarizada) y jefe del Comando Estratégico de Caracas de la GN, respectivamente.