Funcionarios palestinos dijeron el lunes que Estados Unidos suspendió decenas de millones de dólares en asistencia a proyectos de desarrollo en Cisjordania después que el Congreso congeló el financiamiento con el propósito de que los palestinos desistieran de pedir reconocimiento en las Naciones Unidas como un estado independiente.

Se trata de la primera señal concreta de las repercusiones provocadas por la decisión de los líderes palestinos de desafiar a Washington en el intento.

El ministro de economía palestino, Hassan Abu Libdeh, dijo que funcionarios de la agencia de ayuda estadounidense USAID le comunicaron el lunes que dos proyectos de desarrollo con inversiones de 55 millones de dólares y 26 millones, iban a ser suspendidos por falta de financiamiento.

Uno de los proyectos brindaba respaldo al desarrollo del sector privado palestino y el otro ayudaba a mejorar las inversiones ambientales, informó Abu Libdeh. Agregó que 50 empleados fueron despedidos la semana pasada y otros 200 serán despedidos en noviembre.

Otros ministerios también reportaron que los proyectos de USAID estaban en riesgo, incluyendo un plan de cinco años con valor de 85 millones de dólares para mejorar los servicios de salud de los palestinos.

Funcionarios de USAID confirmaron que algunos de los programas se vieron afectados con el congelamiento del Congreso, pero no dieron más detalles.

"Los programas que están en marcha continuarán hasta que los fondos se acaben", dijo uno de los funcionarios, que habló bajo condición de anonimato ya que carece de autorización para discutir el asunto con los medios.

Funcionarios palestinos denunciaron la acción como algo contraproducente para los esfuerzos de paz en el Medio Oriente y dijeron que esto no podría disuadirlos de buscar la membresía completa como el Estado Palestino en Cisjordania, Gaza y el este de Jerusalén — tierras ocupadas por Israel después de la guerra de 1967.