PAL Airlines presentó hoy un recurso de reclamación ante la Corte Suprema chilena, tras el fallo del pasado 21 de Septiembre del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), en el que aprobó la fusión de las empresas LAN y TAM, aunque sujeta a once condiciones.

A través de un comunicado, la compañía PAL Airlines vinculada a la familia Musiet, indicó que las medidas de mitigación impuestas por dicho tribunal "a nuestro entender, no resguardan los principios de la libre competencia y finalmente perjudican a los consumidores".

La firma, que anticipó analizar todos los caminos jurídicos para evitar la fusión que daría origen a LATAM, la línea aérea más importante de América Latina, expresó "su preocupación y desacuerdo con el fallo".

En el documento PAL acusó a la aerolínea de la familia Cueto de conductas "reñidas" con los principios de la libre competencia y dijo que es de público conocimiento las prácticas de abuso de posición dominante.

PAL reclama que en los alegatos de la fusión del pasado 26 de mayo, se reconoce explícitamente por parte de la Fiscalía Nacional Económica su falta de capacidad para supervisar la fusión y delega en LATAM la facultad de contratar a una consultora externa para auditar las medidas de mitigación, siendo éste ente auditor contratado y pagado por LATAM.

"No compartimos la asignación de slots (espacio de tiempo para aterrizar y despegar en los aeropuertos) en el mercado brasilero, pues los encontramos absolutamente insuficiente para que los nuevos entrantes puedan competir en dicho mercado", dijo la compañía aérea.

"Las fusiones de estas características históricamente han perjudicado a la competencia y finalmente al consumidor y prueba de esto han sido las multas y sanciones cursadas por autoridades tanto nacionales y extranjeras en este sentido", sostuvo.

El pasado 21 de septiembre, el TDLC de Chile aprobó en una decisión dividida y sujeta a once condiciones, la fusión de la aerolínea local LAN con la brasileña TAM.

La decisión se produjo después de ocho meses de estudio por parte del Tribunal y abrió la puerta a la creación de la mayor aerolínea de América Latina, con un valor bursátil de unos 12.140 millones de dólares.

El proceso de aprobación afrontó diversas trabas, como recursos judiciales presentados por PAL y organizaciones de consumidores, tendentes a evitar la fusión, que tras la resolución emitida por el TDLC, sólo podrá ser evitada por un fallo de la Corte Suprema de Justicia.

También, para que se concrete la fusión y nazca oficialmente LATAM, como se llamará la nueva aerolínea, falta un pronunciamiento del regulador antimonopolios de Brasil, que se conocerá en la última semana de octubre.