Lionel Messi espera que Argentina juegue en equipo y que no dependa de sus genialidades, es decir, que no sea "Messidependiente", cuando arranquen el viernes las eliminatorias mundialistas contra Chile.

Considerado el mejor futbolista del mundo, Messi dijo el martes que ni siquiera su talento es la llave del éxito de su club Barcelona y recordó entonces que el fútbol es un juego de equipo.

"Ningún jugador solo gana un partido, ni en la selección ni en Barcelona ni en ningún lado", declaró Messi a su llegada al país para sumarse al conjunto Albiceleste que el viernes recibirá a Chile y el martes visitará a Venezuela, en los dos primeros partidos de las eliminatorias sudamericanas para Brasil 2014.

"Es importante que aparezca siempre el juego de equipo; a la selección le falta mucho trabajo", agregó el delantero.

Messi consideró que en torno a su despliegue gira una enorme expectativa entre sus compatriotas, pero que eso no constituye ninguna presión para él.

"La gente no paga entrada para verme a mí. La gente viene a ver a todos. En la selección hay grandísimos jugadores", dijo la "Pulga".

Messi es la figura indiscutida del Barcelona, pero en Argentina no repite aquellas fenomenales actuaciones. De todos modos, es el jugador más brillante de los Albicelestes, como ocurrió en el último Mundial de Sudáfrica 2010 y en la reciente Copa América cuando Argentina no pudo superar los cuartos de final.

Messi tiene ahora un nuevo reto que es depositar a Argentina en el próximo Mundial.

"La eliminatoria, todos sabemos que es dura y pienso que como locales tenemos que ganar todo. Estoy feliz porque cada vez que llego a la Argentina viene más gente y me demuestra más cariño", dijo Messi.