Moody's Investors Service bajó la calificación que otorga a los bonos soberanos de Italia de "Aa2" a "A2" con perspectiva negativa, como resultado de su elevada deuda e incertidumbre política, la cual retrasa la implementación de medidas correctivas.

Aunque el cambio implica una baja de tres escaños, sigue siendo grado de inversión. Moody's confirmó las calificaciones a corto plazo como Prime-1.

La medida se da después de la degradación de un escaño hecha del 19 de septiembre por Standard & Poor's Ratings Services, que recortó la calificación de los bonos soberanos italianos a largo plazo de "A+/A-1+" a "A/A-1". Esa calificación sigue estando cinco escaños por arriba del estatus de bono de grado especulativo o bonos basura. Los analistas de S&P citaron como razón un debilitado crecimiento económico de la nación y niveles de endeudamiento mayores a lo esperado.

El Banco Central Europeo European ha demandado medidas de austeridad más rígidas, pero continúan las dudas sobre qué tan seria es Italia para lidiar con su deuda.