Agrupaciones políticas de izquierda y sindicalistas marcharon hoy en la capital argentina para reclamar la liberación de un dirigente del gremio ferroviario detenido el viernes pasado, acusado de ser el impulsor de la quema de varios trenes en la periferia de Buenos Aires en mayo último.

Los manifestantes marcharon desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo para denunciar una persecución política contra el delegado gremial Rubén Sobrero, quien fue arrestado el pasado viernes.

Sobrero está acusado de ser el "cabecilla de una asociación ilícita, porque habría sido la persona que pergeñó y armó el incendio de los trenes", según afirmó hoy el juez a cargo de la causa, Manuel Yalj.

El magistrado investiga el incendio de tres formaciones del tren Sarmiento, que une la capital argentina con el oeste del conurbano bonaerense.

Encabezaron la marcha el cineasta y diputado Fernando "Pino" Solanas, quien fue candidato a alcalde de Buenos Aires en los comicios del pasado julio, y el candidato a presidente por el Frente de los Trabajadores Jorge Altamira, además de Pablo Micheli, titular de una de las dos facciones de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), la segunda central obrera del país.

Además de Sobrero, que hoy se declaró inocente al ser indagado por el juez a cargo de la causa, fueron detenidas el viernes otras cuatro personas, entre ellas el exportavoz del delegado gremial, Leonardo Portorreal, quien aseguró que ahora se dedica a la docencia y que está desvinculado del sindicato ferroviario desde hace tiempo.

Los otros tres detenidos, que se suman a otros dos imputados que ya permanecían encarcelados, están acusados de haber sido contratados para llevar adelante la quema de los trenes el pasado 2 de mayo en la localidad bonaerense de Haedo.

El poderoso líder gremial Hugo Moyano, secretario general de la mayor central sindical de Argentina y aliado del Gobierno de Cristina Fernández, denunció este sábado una maniobra política y judicial para "demonizar la actividad sindical".

"En Argentina, los únicos que van presos son los dirigentes sindicales", descargó el titular de la Confederación General del Trabajo al denunciar una "escalada contra la actividad sindical sin importar el color político de los perseguidos".