Jueces británicos aseguraron en que no bloquearon la deportación de un delincuente boliviano porque no querían que fuese separado de su gato.

La secretaria del interior Theresa May dijo el martes en un acto anual del Partido Conservador que un tribunal había fallado que un boliviano debería ser autorizado a permanecer en el país porque tenia un gato, entre otras razones.

May estaba mencionando ejemplos de leyes de derechos humanos que impedían que los tribunales deportasen a delincuentes extranjeros.

La Oficina Judicial, que representa a los jueces, dijo que May estaba equivocada. Dijo que el hombre fue autorizado a permanecer en el país a causa de una larga relación con su novia, que es residente británica.

En el fallo, la jueza Judith Gleeson había dicho en broma que el gato de la pareja no tendría "que adaptarse a los ratones bolivianos".