El gigante hipotecario Fannie Mae supo desde 2003 de algunos abusos y prácticas dudosas en ejecuciones hipotecarias realizadas por abogados a su servicio, pero no actuó para detenerlas, según adelantos de un informe gubernamental difundidos hoy por The New York Times en su edición digital.

Fannie Mae, controlada por el Gobierno desde 2008, recibió información de un accionista en 2003 sobre abusos en ejecuciones hipotecarias llevadas a cabo por firmas legales de la compañía, de acuerdo con un informe de la Agencia Federal Financiera de la Vivienda (FHFA, en inglés) que será divulgado en su totalidad este martes.

Después de analizar varios casos, la empresa concluyó en un análisis de 2006 que sus abogados de ejecuciones hipotecarias en Florida presentaban "rutinariamente" alegaciones y declaraciones falsas y determinó que esa práctica era "incorrecta" y debía ser "detenida".

No obstante, Fannie Mae al parecer ignoró esas y otras señales de problemas en sus ejecuciones hipotecarias, según el informe de la FHFA.

El pasado 2 de septiembre, la FHFA presentó demandas contra 17 grandes bancos y entidades financieras de Estados Unidos en busca de compensaciones por las pérdidas generadas por las hipotecas de alto riesgo.

Entre los bancos demandados figuran Bank of America, Citigroup, Barclays y Nomura, a los que se les acusa de vender activos respaldados por hipotecas de alto riesgo a los gigantes hipotecarios ahora nacionalizados Fannie Mae y Freddie Mac y ocasionar pérdidas millonarias durante la crisis financiera que estalló en 2008.

Sin embargo, Bank of America, la mayor entidad por activos de EE.UU., asegura que los dos gigantes hipotecarios entendían los "riesgos" de invertir en ese tipo de instrumentos financieros y siguieron haciéndolo "incluso después" de que el regulador les dijera que "no tenían capacidad" de gestionarlos.

El Gobierno de Estados Unidos anunció en febrero pasado un plan para eliminar gradualmente a Fannie Mae y Freddie Mac, como parte de una extensa reforma del mercado hipotecario nacional, valorado en 10,6 billones de dólares.

Fannie Mae y Freddie Mac engloban cerca de 30 millones de préstamos hipotecarios en EE.UU. con un valor superior a los 5,5 billones de dólares.