El bebé que fuera salvado luego que su madre muriera en un tiroteo en una iglesia de Madrid murió, informó el martes personal de un hospital español.

El Hospital La Paz dijo que el bebé murió el lunes por la tarde, pero no proporcionó la causa de la muerte al citar que respetaba el deseo de la familia.

Rocío Piñeiro, que estaba cerca de dar a luz, recibió un disparo en la cabeza el jueves en una iglesia de Madrid mientras se hallaba sentada en un banco junto a su madre. El agresor luego hirió de un disparo a otra mujer antes de caminar rumbo al altar, donde se suicidó de un disparo en la boca.

La policía dijo que no existen evidencias de que el hombre conociera a ninguna de sus víctimas.

Luego que paramédicos practicaran una cesárea para salvar al bebé, los médicos advirtieron que el recién nacido podría presentar daño cerebral debido a la falta de oxígeno.