El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy el atentado suicida de este martes en la capital de Somalia, por parte de las milicias islamistas de Al Shabab, un acto que calificó de "horrendo" e "incomprensible".

Ban "está abatido por el despiadado ataque suicida contra oficinas y ministerios gubernamentales en Mogadiscio, en el que murieron muchas personas y otras muchas más fueron heridas", incluidos jóvenes estudiantes, indicó el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, en un comunicado de prensa.

En Mogadiscio, la milicia fundamentalista islámica Al Shabab mató al menos a 82 personas e hirió a más de 50 en un atentado suicida en un complejo de edificios gubernamentales en el centro de la capital somalí.

"Es incomprensible que personas inocentes hayan sido el blanco de un ataque sin sentido", afirmó Ban, quien calificó el atentado de ser "de lo más horrendo" y que se ha producido en un momento en que los líderes políticos somalís están intensificando sus esfuerzos por un futuro pacífico del país.

El mismo portavoz indicó que Ban expresa sus condolencias a las familias de los asesinados y al Gobierno Federal de Transición de Somalia.

El máximo responsable de la ONU "reitera su llamamiento a todas las partes en Somalia para que renuncien a la violencia y se comprometan en restaurar la reconciliación y el diálogo en favor de una paz duradera" en el país.

Por su parte, la representante especial de la ONU para la infancia y los conflictos armados, Radhika Coomaraswamy, deploró la muerte de estudiantes y padres en el atentado, según un comunicado.

"Los niños en Somalia sufren cada día debido a la guerra y al hambre. Los que murieron y resultaron heridos intentaban avanzar en su educación con valentía, pese a la situación en Mogadiscio", señaló Coomaraswamy.

Además, el representante especial de la ONU para Somalia, Agustine Mahiga, expresó su profundo pesar por este atentado al que calificó de "cobarde e insensato".