Por lo menos 13 personas murieron acribilladas el martes y otros siete resultaron heridas en el más reciente episodio de violencia sectaria contra musulmanes chiítas a manos de presuntos extremistas suníes en el suroeste de Pakistán, informó la policía. Entre las víctimas había tres sunitas.

Los milicianos sunitas con vínculos ideológicos y operativos a los grupos al-Qaida y Talibán han perpetrado veintenas de ataques armados y con explosivos contra grupos de la minoría chiíta en años recientes, pero las dos semanas recientes han sido particularmente cruentas.

Los pistoleros que participaron en el ataque del martes iban en motocicletas cuando detuvieron el autobús donde iban los musulmanes chiítas en las inmediaciones de Quetta, capital de la provincia de Baluchistán, dijo el oficial de policía Hamid Shakeel.

Los hombres armados obligaron a los chiítas a descender del vehículo, los hicieron formarse en fila y luego les dispararon. Por lo menos 12 murieron y seis fueron heridos. Por lo pronto se desconoce si los lesionados son también chiíes.

Por lo menos 13 personas murieron, 12 chiítas y un sunita, y siete resultaron heridos, entre ellos dos sunitas.

Imágenes trasmitidas por la televisión local mostraban a los familiares de las víctimas llorando en el hospital hasta donde fueron trasladados los muertos y heridos. Un familiar abrazaba a un hombre herido mientras otro pasaba cerca con la ropa ensangrentada.

Los chiítas bloquearon la principal carretera en las proximidades de Quetta a fin de protestar por los asesinatos e incendiaron el autobús en que fueron trasladados los mueros y heridos hasta el hospital.

Los extremista sunitas realizaron un ataque similar contra peregrinos chiítas que viajaban por Baluchistan hace dos semanas, y mataron a 26 personas.

Paquistán es un estado musulmán con mayoría suní. Aunque el grueso de los sunitas y los chiítas en el país siempre han vivido en paz, se han presentado algunas tensiones durante décadas. En los años 80 y 90, Pakistán fue el escenario de una guerra manejada por los chiítas de Irán y sunitas de Arabia Saudí.

Entre sunitas y chiítas existe un cisma sobre el verdadero heredero del profeta Mahoma del Islam, la cual se remonta al siglo VII.