Dos cuadros polacos robados durante la Segunda Guerra Mundial y confiscados por las autoridades estadounidenses el año pasado regresaron el martes al Museo Nacional en Varsovia.

El ministro de Cultura, Bogdan Zdrojewski, entregó los cuadros en una ceremonia realizada en el ministerio.

"Me complace decir hoy que los cuadros regresan al lugar de donde fueron sustraídos hace más de 60 años", dijo Zdrojewski en presencia de la directora del museo, Agnieszka Morawinska, y la prensa.

La acuarela "Partida a la cacería" y el óleo "La cacería" son del artista Julian Falat, del siglo XIX, conocido por sus paisajes y escenas de caza. Las autoridades estadounidenses las entregaron a funcionarios polacos en Nueva York el mes pasado.

La policía de Inmigración y Aduanas (ICE) las incautó ante una denuncia en 2006 de que estaban a punto de ser subastadas en Nueva York.

Habían desaparecido en 1944, presuntamente robadas por los nazis, que arrasaron Varsovia tras el fracaso de una insurrección.

En Polonia, "Partida a la cacería" fue colocada nuevamente en su marco original dorado, que quedó abandonado durante el robo.