Los inversionistas se están quedando sin razones para apostar a precios altos del petróleo.

Algunos de los factores clave que empujaron al crudo a su precio más alto en tres años durante el 2011 — temores de tensiones crecientes en Medio Oriente, incremento de la demanda en China, puntos de vista optimistas de los bancos de inversión y expectativas de un plan agresivo de estímulos por parte de Estados Unidos — han perdido fuerza.

Los precios se han desplomado en consecuencia. El petróleo de referencia ha bajado 32% desde que llegó a su nivel más alto de casi 114 dólares por barril a finales de abril. El crudo llegó a venderse en hasta 74,95 dólares el martes, su nivel más bajo desde septiembre del año pasado, antes de recuperarse un poco para cerrar a 77 dólares por barril.

Si el petróleo se mantiene a esos niveles, hará que la gasolina sea más barata y disminuirán los costos para compañías de embarques y aerolíneas. También podría llevar a facturas más bajas en la calefacción de casas este invierno.

Pero el descenso también llega con un punto de vista cada vez más sombrío sobre la economía. Se esperaba un alza en el precio del crudo este año debido al aumento en la producción de las fábricas y a que los consumidores compraron más automóviles. La demanda aún crecerá a nuevos récords en los próximos años, pero los economistas dicen ahora que crecerá a un ritmo más lento.

Goldman Sachs recortó sus pronósticos para los precios del petróleo, diciendo que el crecimiento de la demanda de energéticos disminuirá de velocidad en momentos en que la crisis de deuda de Europa aviva el espectro de una segunda recesión. En un reporte por separado, el banco de inversión recortó sus expectativas de crecimiento económico en China y Estados Unidos, y otros países ordenaron menos productos hechos en China.

Wunderlich Securities también disminuyó su pronóstico para el petróleo, citando el "imparable flujo de malas noticias que dominan los encabezados".

El precio del crudo West Texas Intermediate bajó por tercer día consecutivo, perdiendo el martes 1,94 dólares para cerrar a 75,67 dólares por barril en el Mercado Mercantil de Nueva York (Nymex).

En otras cotizaciones del Nymex, el combustible para calefacción perdió 2,95 centavos para terminar en 2,7234 dólares por galón, los futuros de gasolina bajaron 2,26 centavos, a 2,4884 dólares por galón, mientras que el precio del gas natural retrocedió 2,1 centavos, a 3,638 dólares por 1.000 pies cúbicos.