Se inicia el martes la selección de los miembros del jurado para el juicio del nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, que trató de provocar una explosión en un vuelo con destino a Detroit, con una bomba que ocultaba en su ropa interior.

El intento fallido del miembro de al-Qaida fue el primer acto de terrorismo en Estados Unidos del gobierno de Barack Obama y podría tener influencia en el debate sobre los juicios a sospechosos de terrorismo, si estos deberían ser procesados en cortes civiles o militares.

El caso del joven nigeriano reveló asimismo el aumento de miembros de al-Qaida y la creciente influencia de un clérigo radical islámico, Anwar al-Awlaki, que fue eliminado hace una semana en un ataque lanzado por un artefacto no tripulado de un programa de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)

Abdulmutallab, que procede de un sector adinerado de Nigeria, se ha declarado no culpable. La misión del acusado era dirigida por el estadounidense al-Awlaki y según dijo tenía la intención de convertirse en un martir de la Navidad del 2009, cuando abordó el vuelo 253 de Northwest Airlines de Amsterdam con destino a Detroit, informó el gobierno.

La fiscalía dijo que Abdulmutallab hizo su confesión en el hospital. En el caso se presentarán docenas de testigos, restos del explosivo y un video difundido por al-Qaida en el cual el acusado de 24 años explica su misión suicida.

Abdulmutallab ha sido encausado por ocho delitos, que incluyen la planificación de un acto de terrorismo y el intento de usar un arma de destrucción masiva.

El gobierno le acusa de tratar de volar el avión, al detonar las sustancias químicas que llevaba en el calzoncillo, cuando faltaban siete minutos para que el avión con 279 pasajeros y 11 tripulantes, aterrizara en el Aeropuerto Metropolitano de Detroit.

Pero la bomba no estalló. Los pasajeros asistidos por los tripulantes sometieron al nigeriano cuando vieron las llamas que salían de su pantalón.

___

El periodista de Associated Press, Matt Apuzzo, contribuyó desde Washington a este despacho.