Por lo menos 70 personas murieron el martes y decenas fueron heridas al estallar un camión bomba frente al Ministerio de Educación en la capital somalí, en momento en que estudiantes y padres esperaban el resultado de solicitudes de becas.

Fue el mayor ataque de ese tipo en Mogadiscio desde que un grupo vinculado a al-Qaida conocido como al-Shabab retiró a la mayoría de sus fuerzas en agosto en medio de una ofensiva de tropas de la Unión Africana y una devastadora habruna.

Soldados uniformados sacaron a rastras a los heridos de un retén, dejando cuerpos calcinados en la calle y otros vehículos incendiados.

Ali Abdullahi, un enfermero en el hospital Medina, dijo que estaban tratando a personas con horribles heridas, incluyendo piernas amputadas, quemaduras y pacientes que perdieron la vista en el ataque.

"Es la peor tragedia que he visto jamás", dijo. "Decenas de personas están llegando cada minuto. La mayoría de los heridos están inconscientes y otros tienen el rostro ennegrecido por el humo y el calor".

Ali Muse, jefe del servicio de ambulancias de Mogadiscio, dijo a The Associated Press que 70 personas murieron y otras 42 resultaron heridas en la explosión, que representa el mayor ataque desde que un grupo de extremistas islámico abandonó la capital de Somalia.

"La explosión no solamente afectó el edificio, sino que incluso transeúntes y pasajeros de automóviles murieron. El saldo de muertes pudiera aumentar, y aún estamos sacando cadáveres", dijo.

El grupo extremista islámico al-Shabab, vinculado con al-Qaida, se atribuyó la responsabilidad del ataque en un sitio de internet.

El gobierno somalí dijo que ningún funcionario gubernamental murió en el ataque.

"Las víctimas son mayormente estudiantes y padres que esperaban por los resultados de becas del ministerio de Educación Superior", dijo el gobierno en un comunicado de prensa.

La detonación sucede después de un mes de relativa calma en Mogadiscio.

Al-Shabab combate contra el débil gobierno somalí respaldado por Naciones Unidas.

Los ataques suicidas con bomba eran algo prácticamente desconocido en Somalia antes del 2007, pero se han vuelto cada vez más frecuentes.