La selección de Chile emprende la carrera sudamericana al Mundial de 2014 con bajas importantes y dudas que su técnico, el argentino Claudio Borghi, lucha por resolver mientras trata de afirmar su propia impronta en el equipo.

Con Borghi afrontando críticas por los últimos resultados, Chile visitará a Argentina el 7 de octubre y recibirá a Perú el día 11.

Borghi, que el pasado 24 de febrero se convirtió en el sucesor de su compatriota Marcelo Bielsa en el banco de la Roja, no ha podido todavía exorcizar el fantasma de su antecesor y echar a volar sus propias convicciones.

Ello, pese a que bajo su batuta Chile tuvo momentos brillantes, como el primer tiempo del amistoso contra España, el 2 de septiembre en Suiza, que finalmente perdió por 2-3 tras una remontada de los campeones mundiales. O el segundo tiempo del amistoso 1-1 contra Francia, el 10 de agosto en Montpellier.

Con Borghi en el banco, Chile ha jugado once partidos entre oficiales y amistosos, con cuatro triunfos, cuatro empates y tres derrotas, quince goles a favor y diez en contra.

Los números son equiparables a los de la Roja de Bielsa en sus primeros tiempos, pero para los nostálgicos del 'Loco' pesa más el segundo lugar en que Chile coronó la carrera a Sudáfrica 2010.

Para los críticos, han pesado más los malos momentos, como la derrota ante Venezuela (1-2) que costó la eliminación en cuartos de final de la Copa América a la que se llegó como favorito. También el nivel que la Roja mostró en su último amistoso: 0-1 ante México.

Los detractores del 'Bichi' echan de menos el vértigo de la Roja de Bielsa, con tres puntas, laterales 'volando' por las bandas, tránsito rápido en la mitad y presión al rival desde la salida.

Borghi también tiene estilo ofensivo, pero más pausado, que privilegia el control del balón. El 'Bichi' ha procurado prolongar como técnico lo que privilegiaba como jugador: hacer del fútbol un arte, que deleitara al público pero también al que lo ejecutaba.

Ello se traduce en dos delanteros en punta, laterales más calculadores y centrocampistas que no dudan en el pase hacia atrás o en triangulaciones laterales si la posesión del balón está en duda.

Borghi no podrá contar en el debut de las eliminatorias con astros como el lesionado Alexis Sánchez. Además, los dos creativos llegan con problemas musculares: Matías Fernández y Jorge Valdivia.

Borghi convocó a Cristóbal Jorquera, del Génova italiano, conocido suyo desde el Colo Colo, presencia que ha reavivado las críticas por su predilección hacia jugadores albos, aunque en otros equipos haya otros de mejor rendimiento.

En Buenos Aires Borghi tampoco contará por suspensión con el volante defensivo Gary Medel y a última hora se sumó como probable baja, también por lesión, el central Pablo Contreras.

A las bajas se suman las dudas en torno a Humberto Suazo. El goleador de las eliminatorias de Sudáfrica 2010 no estuvo en las citas posteriores a la Copa América, entre rumores de que se había disgustado por las críticas adversas que recibió entonces.

También existen dudas con otros delanteros de la plantilla: Mauricio Pinilla y Carlos Muñoz, aunque Esteban Paredes y, especialmente, Eduardo Vargas, a quien se considera el "reemplazo natural" de Alexis Sánchez, llegan en un punto de alto rendimiento.