La Cámara de Representantes aprobó el martes una ley de egresos para financiar al gobierno durante seis semanas, retrasando una serie de batallas sobre gasto y política que incluye de todo, desde la ley de creación de empleo a regulaciones ambientales, y de aborto a presupuesto del Pentágono.

La votación aprobatoria de 352-66 envió la medida al presidente Barack Obama a tiempo para evitar una paralización de gobierno a medianoche. Ello da fin a una escaramuza sobre ayuda por desastre que parecía señalar más problemas por delante en momentos en que Obama y el reñidamente dividido Congreso comienza a trabajar para saldar cientos de diferencias, grandes y pequeñas, sobre un paquete de más de 12 iniciativas de ley de egresos no terminadas por un billón de dólares.

Cincuenta y tres republicanos votaron contra la medida, la cual fue calibrada para gastar dinero a tasas iguales a un acuerdo de presupuesto de agosto forjado entre el Congreso y Obama que permite demasiado gasto, según muchos conservadores del movimiento Tea Party.

Durante semanas, funcionarios pelearon sobre la ayuda para desastres después de que la cámara baja insistió en que 1.000 millones de dólares en ayuda de emergencia a víctimas del huracán Irene y otros desastres naturales debieron compensarse con recortes en otros rubros del presupuesto.

Demócratas en ambas cámaras se opusieron fuertemente a esa idea, particularmente a un recorte que querían los representantes republicanos a un programa de garantía de préstamo que ayuda a compañías fabricantes de automóviles a reequipar fábricas para cumplir nuevos estándares de ahorro de combustible.

Pero en una maniobra realizada la semana pasada para salvar las apariencias, el Senado retiró los 1.000 millones de dólares en asistencia por desastres y los recortes a programas de energía limpia, allanando el camino para el voto del martes. El debate duró solo unos minutos.

"Necesitamos mantener las puertas del gobierno abiertas al pueblo estadounidense que depende de estos programas y servicios", dijo el presidente del Comite de Asignaciones de la Cámara de Reprsentantes, el legislador republicano Harold Rogers. "Además, nuestra economía no puede manejar la inestabilidad resultante de la amenaza de una paralización de gobierno", agregó.