El presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke reiteró que el Congreso no debería reducir de forma significativa el gasto público mientras persista la debilidad de la economía, aunque tendrá que hacerlo a la postre, y a lo grande.

Bernanke dijo al Comité Económico Conjunto que los legisladores encaran una delicada tarea: Evitar grandes reducciones del gasto público que puedan retrasar la recuperación económica, aunque al mismo tiempo deben reducir eventualmente los gastos mucho más que los 1,5 billones encargados a una comisión especial.

Bernanke sostiene que la economía crece más lentamente que lo previsto por la Reserva Federal y que el mayor factor que mina la confianza consumidora es el elevado desempleo.

Su advertencia al Congreso de que no reduzca significativamente el gasto público a corto plazo no pudo evitar las profundas diferencias en su consejo rector y el Congreso sobre cómo apuntalar la economía.

En una medida inusual, los líderes republicanos del Congreso escribieron a Bernanke la víspera de la reunión de septiembre de la Fed para pedirle que no adoptara nuevas medidas que abaraten el precio del dinero.

Pese a ello, el consejo rector de la Fed aprobó pasar 400.000 millones de dólares del portafolio de inversiones de la entidad a corto plazo para hacerlas a largo plazo, a fin de abaratar las tasas a largo plazo. La decisión fue adoptada tras la declaración de la Fed tras su reunión del 9 de agosto en la que confirmó mantener sus tasas a corto plazo casi en cero por lo menos hasta mediados del 2013, en caso de que la economía siga mostrando debilidad.

Ambas decisiones fueron aprobadas con los votos en contra del comité ejecutivo de la Fed. Los tres disidentes, todos ellos gobernadores de los bancos regionales, sumaron la mayor disensión en casi 20 años.

En un discurso pronunciado en Cleveland la semana pasada, Bernanke llamó el desempleo de larga duración una "crisis nacional" y dijo que el Congreso debería adoptar medidas adicionales para remediarlo. Bernanke destacó que el 45% de los desempleados llevar sin trabajar por lo menos 6 meses — un nivel no visto en seis décadas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

El gobierno difundirá el viernes la tasa del desempleo en septiembre.