El rostro y lenguaje cambiante de su comunidad ha provocado un nuevo esfuerzo de difusión de parte de la Iglesia Bautista Betania de Newport.

La Iglesia — una de las congregaciones bautistas del sur más antiguas del estado, que acaba de celebrar sus 60 años — ha presenciado una afluencia de residentes hispanohablantes y quiere crear un nuevo hogar espiritual para ellos.

El pastor David Helton, quien ha dirigido la iglesia durante los últimos tres años, está encabezando los esfuerzos de su congregación en su viejo sueño de ayudar a los nuevos residentes a formar una iglesia propia que refleje su propia lengua y cultura.

Las cifras sobre los cambios de población avalan sus observaciones y las de su congregación. Aunque la población de Newport cayó de 1.122 en el censo federal de 2000 a 1.055 en el recuento del año pasado, la comunidad hispana o latina creció de 13,5% al 19,1%: casi uno de cada cinco residentes.

"En nuestra área hay una gran necesidad de iglesias con servicios en español", dijo Helton.

La congregación bautista Betania ha cambiado su composición étnica. Al principio, sus bancas se llenaban principalmente con personas que inmigraron desde el sur de Estados Unidos, que llegaron a Delaware para trabajar para DuPont Co., dijo Helton.

Aunque la iglesia — que realiza de 120 a 125 servicios semanales — todavía es predominantemente blanca, ahora tiene una diversidad mucho mayor, agregó. "Ahora tenemos de todas las razas, edades y sectores económicos", dijo Helton. "Se asemeja más a nuestra área".

La nueva congregación compartirá el templo Bautista Betania como "planta eclesiástica" hasta que, con el tiempo, se vuelva independiente. Mientras se mantengan incorporada, la nueva iglesia será Bautista del Sur, dijo Helton.

La idea de formar o "plantar" una nueva congregación seguirá la tradición de la denominación religiosa, dijo.

"La iglesia comenzará con estudios individuales de la Biblia en los hogares, a lo largo de la semana. Entonces, cada vez que sientan que ya es tiempo de tener un servicio dominical — lo que normalmente vemos como una iglesia — ellos vendrán a nuestro edificio para aprovecharlo", dijo Helton.

Para facilitar el proceso, hay un miembro de la congregación de Helton que tiene una misión especial.

Mitch Dowell es un "sembrador de iglesias", que vive en Delaware desde hace más de un año y participa de un proyecto de extensión de la Junta de Misiones Norteamericanas de los bautistas del sur.

Anteriormente, Dowell colaboró con la iglesia bautista Hockessin, que comenzó su trabajo de extensión en el café LOMA, en la calle Lower Market de Wilmington.

Dowell tiene grandes esperanzas para la nueva congregación hispanoparlante y comparte la visión de Helton de lo que será. "Lo que hago es apoyar a la iglesia y al pastor en sus esfuerzos", dijo. "Una de mis funciones principales es ayudar a nuestras iglesias a comenzar iglesias", añadió.

"Aquí en la zona de Newport-Stanton hay un gran número de residentes hispanos que no tienen una iglesia", dijo. "Por eso nuestra iglesia ha estado soñando y orando en los últimos años acerca de cómo iniciar una. ... Estoy aquí para ayudar a que eso suceda", dijo.

Desde marzo de 2010, Dowell ha estado en Delaware para trabajar en la campaña "Embrace Wilmington" (Abracemos a Wilmington), una prolongación de la Junta de Misiones que atiende a las 13 iglesias bautistas del sur en el condado de New Castle. El también está disponible para 14 iglesias más en el sur de Delaware.

Dowell dijo que hasta 2012 alentará en Delaware un tipo de cristianismo diferente y no convencional, como lo hizo en Maryland, al sembrar 14 iglesias nuevas.

En "Embrace Baltimore", Dowell tuvo acceso a más de una decena de ayudantes y un presupuesto de 2,5 millones de dólares, pero aquí trabaja solo y con un presupuesto de 71.000 dólares para dos años.

Sin embargo, dijo Helton, Embrace Wilmington y la denominación religiosa ayudarán a cubrir los costos iniciales de la nueva iglesia. Las iglesias existentes envían parte de las ofrendas semanales a un fondo dedicado a la siembra de iglesias, agregó.

Como parte del creciente acercamiento a su cambiante comunidad, la Iglesia Bautista Betania organizó una fiesta anual el 18 de septiembre en el estacionamiento del templo, donde le dio la bienvenida a muchos residentes que hablan español y que viven en los apartamentos de Christiana Court, en la zona de Stanton.

A la fiesta asistió también — un regalo anual de parte de la iglesia Betania a la comunidad — Alexis Vides, un residente de Salisbury, Maryland, quien podría llegar a ser el primer pastor de la nueva congregación. La Iglesia Bautista Betania votará el 16 de octubre sobre la conveniencia de asociarse con él, dijo Helton.

Vides, quien sembró iglesias en Salisbury, le dijo a Helton que está ansioso por venir. "Ellos han estado orando desde hace dos años para llegar a Delaware", dijo. "Todo es una especie de unificación".

Una familia de Christiana Court que habla español se ha comprometido a organizar un estudio bíblico en su casa, como lo ha hecho una familia de Bautista Betania.

La iglesia actual tiene varias familias que hablan español o son bilingües, dijo, así como antiguos misioneros y miembros que son hispanohablantes. Todos quieren ayudar a la nueva iglesia.

La congregación ya tiene una buena relación con muchas de las familias que hablan español y que viven en la zona debido a sus programas juveniles, dijo, "ya que muchos de los niños ya hablan inglés".

Dentro de la congregación existente "hay el deseo de ayudar a la nueva iglesia todo lo que podamos", dijo.

Helton dijo que está emocionado también porque "nos quita la atención en nosotros mismos y la pone en un pueblo que necesita el amor de Cristo".

La nueva iglesia que busca traer una nueva fe a los hispanohablantes de Newport y Stanton ya tiene un nombre: "Iglesia Nuevo Amanecer", dijo en español.

___

Información del diario The News Journal of Wilmington, Delaware:

http://www.delawareonline.com