Ohio retiró el cerdo de la comida servida en todas las prisiones del estado en respuesta a una demanda presentada por reos musulmanes contra la política de alimentos del sistema penitenciario estatal.

Carlo LoParo, vocero del departamento de correccionales, dijo el lunes que la medida fue una forma de acomodar las preferencias religiosas sin poner en riesgo la seguridad de las prisiones.

LoParo manifestó a la AP que la agencia inició el proceso de retiro de la carne de cerdo el mes pasado al detener el embarque de ésta a la bodega de las prisiones.

El Centro de Política y Justicia de Ohio presentó la demanda en representación de dos reos musulmanes que quieren que las comidas que reciben sean preparadas de acuerdo a la ley islámica, similar a las comidas kosher que reciben los prisioneros judíos.

El director ejecutivo David Singleton señaló que el anuncio no afecta la demanda ya que los reos están buscando comidas preparadas bajo reglas religiosas específicas.