Un senador y siete representantes demócratas, el presidente de la central sindical de Estados Unidos y decenas de activistas inician hoy tres días de deliberaciones para el lanzamiento de un "movimiento progresista" y su estrategia para las elecciones de 2012.

Convocados por el ambientalista y ex funcionario de la Casa Blanca, Van Jones, para el comienzo de una acción que denominan "Recuperemos el sueño americano" -Take Back the American Dream- los "progresistas" debatirán una agenda multicolor en varios salones del hotel Washington Hilton.

El esfuerzo de organización coincide con la propagación a diferentes ciudades de Estados Unidos de la protesta "Occupy Wall Street", que entró en su tercera semana de manifestaciones en Nueva York y cuestiona tanto la especulación financiera como la crisis económica.

"Tal como hemos visto una 'primavera árabe' veremos un 'otoño estadounidense'", dijo Jones a la cadena MSNBC de televisión. "Podemos verlo ahora mismo, en estos jóvenes que se plantan frente a Wall Street. Tendremos una ofensiva de octubre para recuperar el sueño americano y rescatar a la clase media".

"Éste es el mes en el cual los progresistas empiezan a pelear", añadió. "Pondremos en marcha un contrapeso progresista para el Tea Party".

El Tea Party es un movimiento ciudadano que se inició tan pronto como el presidente Barack Obama llegó a la Casa Blanca, y que se ha opuesto inflexiblemente a todas las políticas de su gobierno, convirtiéndose en el ala más militante del Partido Republicano.

La conferencia progresista incluye al senador Bernie Sanders, de Vermont y el único legislador en el Congreso de Estados Unidos que se describe como socialista; y los representantes demócratas Donna Edwards, Jan Schakowsky, Chris Murphy, Barney Frank, Raúl Grijalva, Barbara Lee, y Keith Ellison.

También hablarán el presidente de la central sindical AFL-CIO, Richard Trumka, el presidente del Sindicato Siderúrgico de EEUU, Leo Gerard, y Robert Reich, quien fuera secretario de Trabajo en el gobierno del presidente Bill Clinton.

La agenda de la conferencia identifica al menos 65 oradores y las discusiones van desde cómo "las corporaciones corrompen la democracia", a los costos de las guerras, las estrategias de reclutamiento de activistas, problemas ambientales, el casamiento de homosexuales, y la inmigración.