El secretario de Defensa Leon Panetta afirmó el lunes que la muerte de varios altos líderes de al-Qaida en Pakistán y en Yemen en meses recientes dificultará más a que el grupo terrorista y sus afiliados planeen y ejecuten ataques a gran escala en ultramar, inclusive contra Estados Unidos.

Panetta destacó que la creciente cooperación con Yemen contra la filial de al-Qaida no se reducirá aún si el presidente Ali Abdala Salé abandona el poder tal como Estados Unidos y otros países otros han exhortado.

El titular del Pentágono habló con los periodistas mientras volaba hacia Medio Oriente, donde tiene previsto reunirse con líderes israelíes y palestinos. Posterioremente, participará en una cita de los ministros de defensa de la OTAN en Bruselas.

Panetta hizo el comentario pocos días después que un artefacto no tripulado de la Agencia Central de Inteligencia mató a Anwar al-Awlaki, el clérigo estadounidense yemení que fue un importante líder de inspiración dentro la base de al-Qaida en la península Arábiga, con sede en Yemen. Asimismo murió con él, Samir Khan, un estadounidense paquistaní que editaba una revista en inglés en la web, bajo el nombre Inspire. El ataque tuvo lugar unos meses después que un equipo de operaciones especiales eliminó a Osama bin Laden en un incursión dentro de Pakistán.

"Al eliminar a ese liderazgo, creo que será más difícil para que al-Qaida desarrolle los tipos de planes y operaciones para lanzar grandes ataques en ultramar", destacó Panetta.

Indicó que no sabía si un prominente fabricante de bombas, Ibrahim al-Asiri, también murió en el ataque que eliminó a al-Awlaki. Algunos funcionarios se habían enterado inicialmente de que al-Asiri podría haber muerto, pero poco después fue negado por las autoridades yemeníes.

Funcionarios de contraterrorismo estadounidenses habían considerado al grupo como una amenaza terrorista porque había estado muy activo en planes recientes. Entre ellos un intento fallido de volar un avión con destino a Detroit, y el esfuerzo de colocar explosivos en paquetes enviados por correo desde Yemen hasta Estados Unidos y enviarlos en aviones de carga.