Sin preocupaciones por los 2.850 metros de altura, Venezuela desembarcó en Ecuador dispuesta a reivindicar sus últimas buenas actuaciones cuando el viernes enfrente al local por la primera fecha de las eliminatorias mundialistas.

Venezuela, cuarta en la última Copa América, ahora impone respeto y se ha preparado con tiempo para lidiar con la altura de Quito. La "Vinotinto" se entrenó en la localidad venezolana de Mucuchíes a 2.300 metros sobre el nivel del mar.

"Cuando hay un trabajo serio, planificado, que hay una coherencia entre el discurso y los resultados, por supuesto que se genera un fervor importante alrededor en la selección y su presentación", afirmó el técnico venezolano César Farías.

Farías anticipó un partido "dificilísimo" ante Ecuador y desestimó que la altura vaya a tener impacto.

"Son once contra once en una cancha, donde vamos a tener las mismas posibilidades en el aspecto fisiológico y después se va a decidir futbolísticamente", dijo.

El colombiano Reinaldo Rueda, técnico de Ecuador, aseveró que "ante Venezuela es un partido que lo tenemos que llevar como cuando juguemos contra Argentina o Brasil, de igual a igual".

En Sudamérica, destacó, "ahora todos estamos muy iguales, va a ser todo muy parejo".

Rueda, que desde el lunes cuenta con sus 23 convocados, añadió que la selección visitante "ha hecho un gran esfuerzo adaptándose a la altura, por lo que el componente de la altura pasa a ser secundario. Lo prioritario es tener buenos jugadores, con mucha entrega, con mucha mística, con demasiado temperamento".

Ecuador no le gana a Venezuela por eliminatorias desde antes del Mundial de Alemania 2006, cuando se impuso 2-0 en Quito. Para Sudáfrica 2010, los venezolanos se tomaron la revancha y vencieron a los ecuatorianos en los dos cotejos.

El volante ecuatoriano del Manchester United, Antonio Valencia, expresó que "será un partido difícil... Venezuela viene creciendo y será difícil, será un partido parejo. Ahora esperemos que la gente pueda disfrutar".

Ecuador tuvo una pobre presentación en la reciente Copa América de Argentina al quedar eliminado en primera ronda, lo que de inmediato ocasionó que los aficionados pidiesen la salida de Rueda.