El multimillonario inversor George Soros aseguró hoy que comprende la frustración que ha llevado a los llamados "indignados" de Nueva York a manifestarse contra Wall Street y que entiende que esas protestas se extiendan por EE.UU.

"Puedo entender sus sentimientos", aseguró Soros ante la prensa en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, donde compareció hoy para mostrar el respaldo de su fundación a varios proyectos humanitarios para fomentar la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en varios puntos de África.

El inversor de origen húngaro señaló que entiende el grado de frustración que ha llevado a miles de manifestantes en EE.UU. a protestar contra la que llaman avaricia de Wall Street, ya que hay "muchas personas" que lo pasan mal debido, por ejemplo, a medidas que aplican los bancos.

"Hay muchos pequeños empresarios, que han visto cómo el interés en sus tarjetas de crédito ha subido" de forma espectacular durante la presente crisis, lamentó el multimillonario, quien aseguró que "esas personas dependen del crédito para llevar sus negocios, por lo que muchos tuvieron que cerrar".

Soros señaló que también puede "simpatizar con las protestas" de los llamados "indignados" estadounidenses, especialmente contra el sistema financiero, ya que argumentó que la población ha visto cómo en esta crisis se ha ayudado a los bancos, entidades que "han vuelto a obtener beneficios" y al mismo tiempo "se les ha permitido pagar primas extraordinarias".

El inversor explicó que, desde su punto de vista, la razón del nacimiento de las protestas que ahora vive EE.UU., originadas en Nueva York con el movimiento "Occupy Wall Street (Ocupa Wall Street)", se debe "al contraste de esas dos realidades".

Ese movimiento, que protesta contra las ejecuciones bancarias y el alto nivel de paro en este país, entre otras cuestiones, organizó una gran marcha no autorizada en Nueva York el pasado sábado, que tuvo réplicas en varios puntos del país y que acabó con más de 700 detenidos en la Gran Manzana al cortar el tráfico sobre el puente de Brooklyn.

La organización, que inició su presencia en Nueva York con una acampada que continúa en el sector financiero de Manhattan, asegura que su intención es permanecer allí durante varios meses, tiempo en el que planea nuevas manifestaciones, como la que este lunes tiene prevista frente al Ayuntamiento de la ciudad, en protesta a las detenciones del sábado y los métodos de la Policía.