La Amazonía brasileña perdió en agosto pasado 164 kilómetros cuadrados de cobertura vegetal, la menor área para un mes de agosto desde que la deforestación de la mayor selva tropical del mundo comenzó a ser medida mensualmente en 2004, informaron hoy fuentes oficiales.

El área selvática destruida en agosto fue en un 38 por ciento inferior a la del mismo mes de 2010 (265 kilómetros cuadrados) y fue casi veinte veces inferior a la de agosto de 2004 (3.081 kilómetros cuadrados), según los datos divulgados por el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE).

La tasa de deforestación en agosto igualmente se ubicó por debajo de la de julio (225 kilómetros cuadrados) y de la de junio (313 kilómetros cuadrados) de este año, según el Sistema de Detección de Deforestación en Tiempo Real (Deter), una tecnología del INPE que utiliza imágenes de satélite para medir la destrucción del mayor pulmón vegetal del mundo.

"El resultado muestra que las acciones (preventivas) que adoptamos a partir de abril, cuando se registró un repunte en la deforestación, tuvieron un impacto grande y vienen garantizando la reducción de la tala", según el director de Políticas de Combate a la Deforestación del Ministerio de Medio Ambiente, Mauro Pires.

De acuerdo con el funcionario, desde abril, cuando el Deter detectó la mayor deforestación para un mes en casi un año, el Gobierno envió fiscales a las regiones más afectadas e instaló un "Gabinete de Crisis" para hacer frente a la situación.

"Esa tendencia a la reducción de la deforestación debe mantenerse. Los datos preliminares que tenemos de septiembre son positivos", dijo por su parte la ministra de Medio Ambiente, Izabella Teixeira.

El INPE reveló igualmente que la deforestación de la Amazonía en 2010 fue superior a la inicialmente calculada pero que incluso así, sigue siendo la menor para un año en la historia del país.

La destrucción de la selva amazónica cayó desde 7.464 kilómetros cuadrados en 2009 hasta 7.000 kilómetros cuadrados en 2010. No los 6.451 kilómetros cuadrados inicialmente previstos, según el organismo.

La deforestación anual es medida por medio del Proyecto de Vigilancia de la Deforestación de la Amazonía Legal (Prodes), otra tecnología del INPE basada igualmente en imágenes de satélite pero más precisas que el Deter debido a que tiene en cuenta áreas menores y no es afectada por la nubosidad.

La deforestación de 2010 fue la menor desde que la tasa anual comenzó a ser medida, en 1988, y fue cuatro veces inferior a la destrucción récord de 1995 (29.059 kilómetros cuadrados).

"La revisión está dentro del margen de error, que es del 10 por ciento. De cualquier forma fue la menor deforestación en la historia. Estamos cumpliendo con sobras las metas (voluntarias) que nos impusimos en el Plan Nacional de Cambios Climáticos", según la ministra.