Una jueza decidió realizar en un hospital la audiencia en la que resolverá si se abre juicio contra un general retirado acusado de genocidio, luego de que por segunda ocasión el imputado no se presentó aduciendo padecer quebrantos de salud.

La audiencia de apertura a juicio estaba programada para el lunes, pero los abogados defensores del general Héctor Mario López Fuentes adujeron que por su estado de salud no era posible que compareciera en el juzgado. La jueza Carol Patricia Flores dispuso entonces que la diligencia judicial se realice el martes en el Hospital Militar, donde está internado el sindicado.

Informes médicos que constan en el expediente contra López Fuentes indican que padece de cáncer de próstata. Esta es la segunda vez que el militar se ausenta de la audiencia con la misma excusa.

El ministerio Público capturó el 17 de junio a López Fuentes, de 81 años, acusándolo de genocidio por haber participado en la planificación y ejecución de los planes contrainsurgentes y para el control de la población por parte del Ejército que luego aparentemente desencadenaron una serie de masacres de miles de campesinos y que arrasaron aldeas enteras.

El ahora general retirado, fungía como jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional en los años 1982 y 1983, durante el gobierno de Efraín Ríos Montt .

Guatemala vivió una guerra donde el Ejército se enfrentó a guerrillas marxistas durante 36 años, hasta que las partes firmaron en 1996 un acuerdo de paz. Una comisión de la verdad apoyada por Naciones Unidas reveló que el conflicto dejó más de 200.000 fallecidos y desaparecidos, en su mayoría civiles