El estratégico gasoducto Nord Stream, tendido por el Mar Báltico y que suministrará gas natural a Alemania y a otros países europeos, empezará a operar el 8 de noviembre, anunció hoy Alexéi Miller, presidente del consorcio gasístico ruso Gazprom.

"La construcción del primer hilo ha terminado, (...) ahora llenamos la tubería con gas. Ya puedo dar la fecha concreta de cuándo se pondrá en marcha. Será el 8 de noviembre", dijo Miller en la reunión con el primer ministro ruso, Vladímir Putin.

Asimismo Miller propuso estudiar las posibilidades de incrementar el número de los ramales de Nord Stream.

"En lo que se refiere a las capacidades adicionales (de tránsito) podríamos estudiar la posibilidad de construir otros hilos dentro del proyecto existente", recalcó.

Terminada la construcción del primer ramal, el volumen de tránsito ascenderá a 27.500 millones de metros cúbicos de gas, mientras que el segundo hilo, cuya puesta en marcha está programada para otoño de 2012, incrementará el volumen hasta los 55.000 millones de metros cúbicos, según la agencia RIA-Nóvosti.

Las estimaciones de los expertos rusos señalan que en los próximos diez años los países de la UE necesitarán aumentar sus importaciones de gas natural en 200.000 millones de metros cúbicos, por lo que el Nord Stream podría cubrir el 25 % de ese incremento.

Aunque el proyecto nació sobre el papel en la década de los años noventa, fue especialmente promovido a mediados de la pasada década por Putin, entonces presidente de Rusia, y el canciller alemán Gerhard Schroeder, que tras dejar el Gobierno de su país encabezó el comité de accionistas de la compañía operadora de Nord Stream.

La compañía operadora de Nord Stream está participada por el consorcio ruso Gazprom, accionista mayoritario con un 51 % del capital, por las alemanas BASF y E.ON (15,5 % cada una), por la holandesa N. V. Nederlandse Gasunie, único operador de gas en Holanda (9 %), y por la francesa GDF Suez (9 %).