Ex empleadas de un hotel del oeste de Colorado dijeron que fueron despedidas y reemplazadas con trabajadoras latinas porque los propietarios del negocio pensaban que los trabajadores blancos y no hispanos eran perezosos, según una demanda federal anunciada el lunes.

La Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos (EEOC, por sus iniciales en inglés) está buscando pago retroactivo a las empleadas que funcionarios federales señalaron que fueron despedidas de una franquicia de Hampton Inn en Colorado, según la querella presentada la semana pasada.

La demanda afirma que el gerente general del hotel recibió órdenes de los propietarios "para contratar camareras más calificadas, y que preferían que las camareras fueran hispanas porque, en su opinión, los hispanos trabajan más duro".

La demanda agrega que a una de las empleadas despedidas se le dijo estaba siendo despedida porque los propietarios del hotel preferían trabajadoras no estadounidenses y no caucásicas "porque eran su impresión que tales trabajadoras son flojas".

El hotel es operado por Century Shree Corp. y Century Rama Inc., dos corporaciones de Wyoming. El abogado Tim Kingston dijo que no podía comentar al respecto porque aún no había hablado sobre la demanda con sus clientes.

Mary Jo O'Neill, abogada regional de la EEOC, la agencia que maneja casos de discriminación en el lugar de trabajo, dijo que la demanda es inusual porque usualmente son las minorías las que presentan este tipo de querellas.

"Nunca he presentado un caso como éste", comentó.

O'Neill agregó que su agencia cree que los operadores del hotel "juguetearon con el estereotipo de trabajadores hispanos: que van a trabajar más duro y no se van a quejar".

La demanda fue presentada en representación de tres trabajadoras de los departamentos de lavandería y limpieza, pero O'Neill dijo que es posible más trabajadores sufrieran discriminación.

La querella señaló que entre agosto y noviembre, todos los trabajadores no hispanos de los departamentos mencionados renunciaron o fueron despedidos y reemplazados por latinos.

La EEOC también acusa a las dos compañías de violar las leyes federales que exigen conservar registros al no archivar y preservar documentos de los empleados por al menos un año.

Además de pagos retroactivos de salarios, la demanda busca la reinstalación de las trabajadoras despedidas, y funcionarios federales también están exigiendo clases obligatorias sobre antidiscriminación para las compañías.