Las autoridades municipales de Nueva York discutieron el lunes un proyecto de ley que evitaría la deportación de inmigrantes sin autorización para residir en Estados Unidos que son arrestados pero contra los que luego no se presentan cargos serios.

La iniciativa limitaría el intercambio de información entre el Departamento de Prisiones de Nueva York y la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Se espera que el proyecto de ley sea aprobado antes de finales de año.

La propuesta, presentada por varios concejales, evitaría las deportaciones de inmigrantes sin permiso para residir en el país que hayan sido detenidos por otras causas y no tengan antecedentes penales. Se trata de personas que son arrestadas y enviadas a la cárcel de Rikers Island pero contra las que después no se presenta ningún cargo serio, son declaradas inocentes o ven sus casos desestimados.

Christine Quinn, presidenta del Concejo Municipal, dijo que Nueva York podría convertirse en la primera ciudad de Estados Unidos que legisla a favor de limitar las acciones de ICE en el sistema de prisiones.

El domingo, el congresista Luis Gutiérrrez y los promotores del proyecto de ley dijeron en rueda de prensa que la iniciativa será un ejemplo para otras ciudades del país y servirá para inspirar una reforma migratoria en Estados Unidos.

"Este es un día realmente histórico para nosotros", dijo la concejal puertorriqueña Melissa Mark-Viverito durante una audiencia de más de tres horas del Comité de Inmigración del Concejo Municipal. "En una ciudad que valora a sus inmigrantes no se puede permitir que se deporte a gente inocente".

En la audiencia se oyó el testimonio telefónico de un inmigrante mexicano de 18 años y sin papeles que fue acusado injustamente de participar en una balacera en el condado de Brooklyn. El joven, quien dijo que nunca antes había sido arrestado, pasó cuatro meses en Rikers Island y fue interrogado allí por agentes de ICE, quienes ordenaron su deportación.

"Pasé cuatro meses horribles allí. Me apalearon pandillas, no pude graduarme de la escuela", dijo el mexicano, identificado como José, a los miembros del comité municipal. "Me deprimí mucho pensando que me deportarían".

Los abogados de José lograron demostrar que el mexicano era inocente y éste fue liberado y otorgado un visado U, el cual se entrega en algunos casos a personas que han sido testigo de un crimen.

José no ofreció su apellido por temor a represalias de las pandillas de su barrio que supuestamente organizaron la balacera.

"Si hubiera existido esta ley yo no habría sido retenido tanto tiempo", dijo el joven.

El Departamento de Prisiones identificó a más de 13.000 presos extranjeros en 2010. De éstos, ICE clasificó a casi 3.200 para ser deportados, según datos municipales.

Casi un 50% de los presos de la ciudad que en 2009 fueron entregados a ICE no contaban con condenas previas. Un 20,9% había cometido un delito menor.

Luis Martínez, portavoz de ICE en Nueva York, ha dicho varias veces que su oficina no comentaría sobre legislación que no ha sido aprobada. El portavoz no respondió el lunes de forma inmediata una solicitud de The Associated Press para comentar sobre la audiencia del Concejo.

En la actualidad, los funcionarios de Rikers Island pueden retener 48 horas adicionales a inmigrantes a partir de su fecha de liberación para entregarlos a las autoridades migratorias.

La nueva ley prohibiría a la cárcel retener durante ese período a inmigrantes que no tengan cargos criminales, historial criminal, órdenes de arresto pendientes, no registren órdenes de deportación previas y no estén en la lista de terroristas más buscados.

Estos presos, aunque no tengan autorización legal para residir en el país, serían dejados en libertad.

__

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens