Un empresario vinculado con el primer ministro italiano Silvio Berlusconi quedó en libertad luego que un tribunal fallase que el jefe de gobierno trató de persuadirle para que mintiese a fiscales sobre las prostitutas que fueron llevadas a fiestas en casas del premier, dijeron medios de prensa el lunes.

La agencia noticiosa ANSA publicó fragmentos de una decisión de un tribunal de Nápoles que ordenó que el empresario Giampaolo Tarantini fuese dejado en libertad. Tarantini fue arrestado el 1 de septiembre, acusado de extorsionar a Berlusconi a cambio de su testimonio a fiscales en la pesquisa de prostitución.

De acuerdo con ANSA, la corte en Nápoles, que decide sobre los pedidos de acusados de ser excarcelados, dijo que fue de hecho Berlusconi quien trató de convencer a Tarantini para que le mintiese a los fiscales a fin de protegerlo y que el premier le pagó cuantiosas sumas a Tarantini para ello.

Berlusconi no ha sido acusado en el caso y originalmente la fiscalía le había descrito como víctima de un supuesto intento de extorsión de parte de Tarantini.

Berlusconi, no obstante, es enjuiciado en una causa separada en Milán por cargos e haberle pagado a una muchacha marroquí de 17 años a cambio de relaciones sexuales. Tanto Berlusconi, que cumple 70 años esta semana, como la joven han negado los cargos.

Tarantini ha admitido haberle pagado a mujeres para que asistiesen a fiestas de Berlusconi, en un esfuerzo por congraciarse con el premier y mejorar sus negocios, pero él ha sostenido que Berlusconi no sabía nada.

Sin embargo, el fallo del tribunal de Nápoles, de acuerdo con los reportes de prensa, dijo que Berlusconi estaba completamente al tanto de que las mujeres eran prostitutas.

La prostitución no es un delito en Italia, pero que terceras partes se beneficien de ella sí lo es. Eso último es la base de una pesquisa en la sureña ciudad de Bari, en la que Tarantini es investigado por presuntamente ser cómplice de prostitución.

Berlusconi ha admitido que le pagó a Tarantini, pero dice que lo hizo para ayudar a una familia en problemas financieros. El primer ministro dice que nunca ha pagado por relaciones sexuales y afirma que todas las causas en su contra están motivadas políticamente.