Unas mil personas marcharon el lunes en un remoto poblado de Colombia para exigir la liberación de una niña de 10 años, hija del alcalde, quien fue secuestrada hace cuatro días cuando se dirigía al colegio con su madre.

Nohora Valentina Muñoz Gutiérrez es hija de Jorge Muñoz, alcalde de Fortul, en el departamento de Arauca, a unos 280 kilómetros al noreste de Bogotá. El funcionario dijo el domingo que recibió una llamada de los presuntos plagiarios que le aseguraron que su hija estaba bien.

Agregó que también le dijeron quiénes eran y las razones para llevarse a la niña el jueves, pero se abstuvo de hacer más comentarios por razones de seguridad.

María Elena Vallejo, del municipio de Fortul, informó telefónicamente el lunes que se realizaba una marcha "por las principales calles de Fortul en apoyo y solidaridad para la liberación de Nohora Valentina".

Según la funcionaria, en la marcha participaban "unas mil personas, entre jóvenes, niños y adultos, integrantes de escuelas y colegios comunitarios, entidades oficiales y todos están vestidos con camisetas blancas".

Vallejo advirtió que "sabemos que ella está bien, que la tienen bien de salud, en lugar seguro, pero no se ha sabido nada más lo que dijo el alcalde ayer, padre de la niña".

En sus declaraciones el domingo, el alcalde dijo que "hubo un primer contacto con los captores de Nohora Valentina donde por lo menos me han dicho que la niña está bien, que recibiendo buen trato".

Ana Vargas, ama de casa de 60 años que participaba en la marcha, dijo en diálogo telefónico que "estamos muy tristes porque secuestraron a una niña de 10 años, ya que es un ángel inocente y no tienen que abusar de un niño inocente".

El secuestro "es como estar muerto en vida y uno como madre da la vida por su hijos", señaló.

En la marcha había niños de cuatro y cinco años que portaban pancartas en las que se leía: "Rechazamos el secuestro de Nohora Valentina, exigimos su pronta liberación".

El director de la Policía antisecuestro, general Humberto Guatibonza, dijo que intentaban confirmar si se trataba realmente de los captores los que se comunicaron con el alcalde. "Hay que verificar sin son ellos o no, estamos en esa tarea".

Hasta ahora se desconoce quién pudo llevarse a la niña, estudiante de quinto grado, y las autoridades no han informado oficialmente quiénes pudieron ser los secuestradores o las razones. Los secuestradores se llevaron a la niña y a su mamá en un taxi y a las afueras de Fortul dejaron a la madre.

En un intento por ubicar a la menor, las autoridades ofrecieron el jueves una recompensa de 100 millones de pesos (unos 52.500 dólares) por datos que lleven a su ubicación.

También el gobierno del presidente Juan Manuel Santos entró la víspera en contacto con autoridades de Venezuela ante la eventualidad de que los secuestradores decidan cruzar al vecino país porque Fortul esta cercano a la zona de frontera.

En la región de Arauca operan guerrillas como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y bandas del narcotráfico, que excepcionalmente reclaman la autoría de alguna acción violenta.