Sebastian Coe volvió a las pistas el lunes, al probar por primera vez la superficie donde se realizarán las competencias de atletismo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

"Me pareció rapidísima", dijo el campeón olímpico de los 1.500 metros en 1980 y 1984. "Intuyo que esto le gustará a los sprinters, pero como un semifondista me sentí a gusto".

El tricampeón olímpico Usain Bolt será la atracción en el estadio dentro de 10 meses, pero Coe — jefe del comité organizador de las justas de verano — evocó su época de gloria.

Coe corrió los 100 metros con jóvenes y luego completó una vuelta con Hannah England, quien ganó la medalla de plata en los 1.500 en el Mundial de atletismo.

"La noto bien rápida. Sólo trotando te puedes dar cuenta que será rapidísima", dijo England. "Esta es la clase de pista en la que gente como Usain Bolt baten récords mundiales. Esto es como la conjunción de todos los trucos para tener una pista rápida".

"Esto es como la calma antes de la tempestad", añadió.

Pese a que se conjeturó que Londres optaría por una pista de color azul, los organizadores decidieron utilizar la tradicional superficie roja.

Algunos de los periodistas pudieron trotar en la pista en un día de inusual calor y comentaron que la infraestructura, con capacidad para 80.000 espectadores, no les protegió del viento.

"Me pareció bien cuando me tocó correr", dijo Coe. "Pero es que estamos en Gran Bretaña".

El estadio es el primero de su tipo en Gran Bretaña. Se pretende que el mismo servirá de sede para el Mundial de atletismo en 2017.