El explosivo crecimiento en la venta de vehículos motorizados y un mal cálculo del Servicio de Registro Civil dejó a miles de chilenos sin placa patente para circular en sus automóviles nuevos, mientras otros empezaron a recibir placas de cartón en lugar de las metálicas.

El Registro Civil, que entrega las placas patentes, calculó que este año se inscribirían unos 300.000 vehículos, pero las últimas estimaciones hasta fin de año indican que la cantidad se elevó a 380.000, informó el lunes el vespertino La Segunda.

Normalmente el comprador de un automóvil nuevo debía esperar un promedio de cinco días para recibir su par de placas patentes, pero ahora el plazo se extendió por algunas semanas en el caso de los vehículos particulares y varios meses los taxis.

El senador Baldo Prokurica, de la comisión de transportes, dijo que quienes compraron en abril y aun no reciben su patente, "no pueden circular o tienen que verse enfrentados a autorizaciones provisorias", según el vespertino.

Prokurica explicó que el Registro Civil erró al encargar menos placas patentes a la Casa de Moneda, responsable de la elaboración, mientras el ministro de Justicia, Teodoro Ribera, responsabilizó a la Casa de Moneda, la que, según afirmó, sufrió escasez de aluminio, debido a una merma internacional en la cantidad del metal.

Mientras se ponen de acuerdo, hay automovilistas circulando con patentes de cartón o, simplemente no pueden andar por las calles.