La selección de fútbol de Brasil, encabezada por los astros Ronaldinho y Neymar, fue recibida hoy con samba por decenas de aficionados a su llegada a Costa Rica, donde el próximo viernes se medirá al combinado local en un partido amistoso.

Un primer grupo de futbolistas brasileños llegó hoy al aeropuerto Juan Santamaría, en las afueras de San José, y a la salida de la terminal les esperaba una comparsa que al ritmo de samba puso a bailar a mujeres y hombres ataviados con los colores de la Canarinha.

Ronaldinho y el resto de jugadores saludaron de lejos a la afición antes de subir al autobús que los trasladó al hotel donde se hospedarán durante su estadía de cinco días en Costa Rica.

Ante el mar de aficionados y periodistas, los futbolistas brasileños no dieron declaraciones.

En el primer grupo de la selección brasileña llegaron a Costa Rica los nueve futbolistas que militan en Brasil, entre ellos Ronaldinho, del Flamengo, y Neymar, del Santos.

En las próximas horas llegará a Costa Rica el segundo grupo de futbolistas brasileños, que esta integrado por los que militan en Europa, entre ellos los barcelonistas Dani Alves y Adriano, y el guardameta del Inter de Milán, Julio César.

La selección brasileña tiene programado realizar un entrenamiento diario para preparar el partido, de los cuales uno se llevará a cabo con la presencia de aficionados en el Estadio Nacional de San José el miércoles.

El partido, que supone la primera visita de Brasil a Costa Rica en los últimos 50 años, se jugará el próximo viernes a las 20.00 hora local (02.00 GMT del sábado) en el Estadio Nacional, en San José, con capacidad para 35.00 aficionados.

El sábado el combinado brasileño viajará a México para enfrentarse al equipo local el martes.