El presidente de la federación de fútbol de Brasil fue dado de alta del hospital dos días después de ser atendido de diverticulitis en Río de Janeiro.

Ricardo Teixeira, que también es presidente del comité organizador local para el Mundial del 2014, salió el sábado del hospital Pro-Cardiaco, dos días después de ser hospitalizado con dolores en el abdomen.

Se le diagnosticó diverticulitis, una inflamación de la cubierta interna del intestino, problema que no requirió cirugía.

Teixeira es uno de los funcionarios más poderosos del fútbol brasileño y encabeza la federación local desde 1989. La prensa lo ha atacado repetidas veces por presuntas irregularidades durante su mandato, pero nunca ha sido declarado culpable de ningún acto ilegal.